Primeras impresiones Vanquish


Cuando Shinji Mikami, creador de la saga Resident Evil, dijo que iba a hacer su propia versión de un shooter en tercera persona, algo al estilo de Gears of War, pero mucho más frenético y con más ritmo… la gente no quiso creer que fuera a llegar a buen opuerto el proyecto. Por una parte, era de suponer, pues proyectos de shooter japoneses anteriores como en el caso de P.N. 03 para GameCube o el de Killer 7, cuando aún Mikami trabajaba en Capcom, no tuvieron apenas éxito, y excepto para contados fans que los tienen como títulos de culto, no triunfaron en el mercado occidental.

Pero Vanquish es la muestra de que cuando se quiere, se puede lograr un juego equilibrado. Velocidad y rapidez de respuesta y elementos tales como coberturas o la cámara en el hombro, visto ya en el consolidado Gears of War, han logrado que este juego se vea en principio como un título a tener en cuenta como uno de los mejores juegos de este año.

En la demo, disponible en PS Store y Xbox Live, muestra la calidad del juego. Empecemos por hablar de algo positivo, y es que Sega ha hecho un excelentísimo trabajo poniendo esta demo al alcance de los usuarios a más de un mes de la salida al mercado del título final. Las críticas están siendo buenas en términos generales, y eso se debe al control del personaje. El tutorial incluido en la demo, que se puede jugar o no, ya que está puesto aparte del juego principal, pese a ser un poco aburrido nos ayuda a entender los controles. Pero sin duda los controles no aprenderemos a apreciarlos como es debido hasta meternos dentro de la demo, la cual transcurre en un complejo lleno de robots, inspirado en el estilo mecha, muy japonés en conjunto. El protagonista, Sam, será el que lleve las riendas del equipo, y mientras tanto nuestros compañeros de equipo tampoco se quedarán quietos y nos ayudarán disparando y soltando granadas a los enemigos, además de dejarnos objetos cuando les salvamos la vida.

Nuestro traje, una especie de exoesqueleto, nos aportará, junto a las armas y granadas, además de torretas y artefactos que encontraremos por el escenario, una ayuda extra, pudiendo propulsarnos por el suelo rápidamente de una cobertura a otra para evitar, por ejemplo, un enfrentamiento con varios enemigos. Y también nos servirá para activar el modo AR, una especie de «tiempo bala» que se activará de dos maneras, una dándole al botón de rodar por el suelo junto al botón L1/LB, y también puede activarse automáticamente cuando estamos a punto de morir, para de esta manera intentar salvar la vida. También podremos pegar puñetazos de gran fuerza, esto nos servirá por ejemplo cuando tengamos demasiado cerca un enemigo, vendría a suplir el movimiento de dar con el arma a los enemigos. Sin embargo todas estas acciones del traje sobrecalentarán el mismo, por lo que tras usar mucho estas acciones deberemos esperar para poder hacerlas de nuevo. De lo contrario el juego se haría demasiado fácil si tuvieramos estos poderes de manera ilimitada.

El ritmo rápido del juego no sólo queda patente en los enfrentamientos contra varios enemigos, sino también en las escenas, que de alguna forma me recuerda a Bayonetta en el sentido de que escenas y juego se complementan muy bien y quedan bien enlazadas.

Para acabar estas primeras impresiones cabe destacar el excelente trabajo de doblaje a la lengua española (al menos en la versión europea de la demo), algo que otro juego de Platinum Games como era Bayonetta, no tenía, sólo disponía de subtítulos. Siendo Sega es posible que el juego venga con varios idiomas tanto en América como en Europa.

Os recomiendo que probeis la demo, y eso sí, tened en cuenta que el juego es para un sólo jugador. Las imágenes en este caso no dicen mucho sobre el juego, hace falta probarlo para llegar a una buena conclusión.


    el 03.09.10

 

Especiales