Final Fantasy XII para PS2

Un nuevo mundo, una nueva historia, pero como siempre los puntos en común que ha tenido la saga de Square durante todos sus episodios.

Con lo que sería la última aparición en la PS2, entre 2006 y 2007 Final Fantasy XII desembarcó por todo el mercado mundial con una grandiosa aventura por delante.

La ambientación del juego se da en Ivalice, un mundo con rasgos medievales dentro de las ciudades y con los más variados paisajes y territorios, donde la magia es algo habitual, formado por cuatro continentes y habitados por cinco razas que deambulan por estos territorios, los Humes (humanos), las Vieras (símiles a conejitas de playboy, jej), los Moguritos, los Bangaas con aspecto de reptil y los Seeqs.

Dentro de Valendia, uno de los continentes de Ivalice, el Imperio de Arcadia sienta sus bases y planifica los pasos seguir para ganar territorios y al oeste se ubica Rozaria el imperio rival y el único capaz de darle un freno.

En el resto de las tierras cobra vital importancia la posibilidad de obtener Magicita, un mineral capaz de absorber la niebla de Invalice e importante a nivel de tecnología y magia.

Básicamente, la historia tiene principio cuando el Imperio de Arcadia comienza a invadir diferentes territorios y los diferentes poblados se unen para defenderse. En este contexto Dalmasca toma un valor importante, y, luego de dos años de ser invadida, ha pasado a ser una colonia de Arcadia. Vaan, el personaje a partir del cual viviremos toda la historia, ha perdido a su hermano en una batalla contra Arcadia y buscará revancha junto con su amiga Penelo, cuyos familiares han corrido suerte similar. Esto le llevará a conocer a nuevos compañeros, Balthier y Viera, piratas del aire, que buscan la Magicita obtenida por Vaan. También se nos unirán Basch, ex capitán de en la Orden de los Caballeros de Dalmasca y Ashe, la ex princesa de Dalmasca que fue dada por muerta tras la invasión. De esta forma comienza la aventura.

En lo que refiere al juego en si, mientras cumplimos con nuestros objetivos, tendremos que pasear por todos los territorios de este mundo, pero en esta oportunidad las peleas con los diferentes monstruos no tendrán una aparición aleatoria como en versiones anteriores sino que los veremos al ingresar a la escena y podremos eludirlos si así lo queremos para evitar la lucha. De hecho, también podremos montar Chocobos, una especia de avestruz amarilla y que hacen aparición en cada FF, para pasar por grandes extensiones sin ser atacados.

Podremos tener hasta cuatro personajes en escena, pero solo tres estarán bajo nuestro control, el cuarto personaje nos acompaña circunstancialmente y es manejado por la máquina, aunque podremos curarlo si es necesario.

La lucha por turnos ya es historia y se ha transformado en una barra de tiempo que debemos esperar para el próximo ataque, lo que permite atacar varias veces antes de recibir un golpe nosotros mismos.

A medida que vayamos peleando iremos ganando experiencia o puntos de licencia que nos servirán para poder habilitar la compra en diferentes comercios de nuevas magias, armas, armaduras, bonificaciones y otras características como los Espers y los Gambits en el tablero de licencias. Cada vez que compremos una licencia del tablero, recién allí se habilitarán las casillas contiguas.

Los Gambits nos dan la posibilidad de la que podemos sacar ventajas durante las luchas. Esto es, automatizar ciertas acciones de acuerdo a nuestro estado y necesidad. Por ejemplo, podemos hacer que un personaje se encargue siempre de curar al resto del equipo cuando le queda cierto porcentaje de energía o hacer que le robe al enemigo algún elemento. Se pueden configurar hasta diez Gambits por jugador y el primero tendrá prioridad sobre los demás y así sucesivamente.

Respecto de los Espers, antes conocidos como Guardian Forces en los episodios anteriores, cada vez que derrotemos a uno se habilitará para que se lo asignemos a algún personaje. Cada uno de ellos tiene sus cualidades, por ejemplo algunos se destacan en fuerza física y otros en magias venenosas. De todos modos lo más remarcable es que una vez invocados nos acompañarán durante la batalla luchando con magias o golpes físicos, mientras el resto del equipo desaparece momentáneamente, hasta que el Esper invocado realice su técnica o termine su tiempo.

Los menús poseen las características habituales. Atacar, Magia y Técnica, Especiales, Gambit, para activar o no este sistema y Objeto. En cuanto a las magias no hay muchas cosas nuevas, pero los gráficos y luces cuando se realizan tienen buenos efectos.

Dentro de los Especiales, además de los Espers que mencione antes tenemos la posibilidad de realizar las Sublimaciones, que también podremos comprar en el tablero de licencias y que se habilitarán de acuerdo al crecimiento de nuestra barra de magias que tiene hasta tres niveles, por lo cual también tendremos tres niveles de Sublimaciones o Quickenings en inglés. Cuando ejecutemos una de ellas podremos hacer combos con los demás personajes, pero hay que ser cuidadosos para lograr gastar la menor cantidad de magia posible, por lo que recomiendo tratar de golpear la mayor cantidad de veces con el mismo personaje.

Estas técnicas tienen un detalle grandioso y muy bien acompañado con los efectos de sonido. Son todo un espectáculo.

La ambientación de los escenarios es magnífica. De hecho, podremos ver, por ejemplo, el clima que tendrá una escena antes de ingresar a ella observando el cielo que hay por delante. Si está nublado al entrar y salir de la escena puede comenzar o parar de llover o incluso llover torrencialmente modificando la accesibilidad dentro de la escena o hacer de un lugar desértico en temporadas anteriores un lugar con más vida.

La libertad para movernos por todas las tierras es muy grande. Solo se ve limitada por algunos monstruos que tienen un nivel muy elevado para las primeras horas de aventura y con un solo golpe nos derrotan, por lo que no podemos avanzar o lugares donde hay secretos que aún no debemos descubrir.

Gráficamente, las escenas animadas tienen un nivel de detalle asombroso, algo que se puede percibir claramente tanto en el rostro de los personajes y su cabello, en los diferentes paisajes o en las construcciones de las diferentes ciudades.

De la misma manera, durante el desarrollo del juego los gráficos y movimientos de los personajes tienen un desarrollo excelente.

Como si todo esto fuera poco, durante el juego nos toparemos con una gran cantidad de minijuegos por ejemplo un juego de pesca, jugar carreras con otros personajes, tendremos que entablar dialogo con diferentes personajes para obtener diferentes objetos bastantes útiles, pero hay que destacar las cacerías de diferentes monstruos de niveles bastantes altos que nos proponen diferentes personajes a lo largo de las diferentes ciudades por los cuales nos otorgaran una respectiva recompensa, por lo general bastante jugosa.

Final Fantasy XII es uno de esos juegos que debes jugar, sobretodo por la gran cantidad de horas de diversión que te da, y más aún si te empeñas en descubrir todos sus secretos y pequeñas historias que se pueden encontrar a lo largo de todo su desarrollo.


%title

    el 13.02.08

 

Especiales