Beyond: Dos Almas, reflexión moral en un videojuego

beyond-dos-almas-logEs posible que, caminando por la calle, hayáis visto carteles con el careto de Willem Dafoe, en una producción de reciente estreno llamada Beyond: Dos Almas (o Beyond: Two Souls, en inglés). Muchos habrán dicho: “¡Qué peliculón debe ser!”. Pero, como todos los amantes de los videojuegos sabemos, no se trata de ninguna película, sino de uno de los juegos de PlayStation 3 más esperados por el público.

PlayStation 4 ya casi está aquí y, mientras, su antecesora agota sus últimos grandes juegos exclusivos, como The Last of Us, Rain, Pupetteer, el próximo Gran Turismo 6, o Beyond: Dos Almas. Este último, es la nueva obra de Quantic Dream, los creadores del impresionante Heavy Rain, aclamado videojuego, merecedor de un sinfín de premios. Beyond: Dos Almas, parte de la misma premisa que el estudio utiliza en todas sus obras: el uso de la más moderna tecnología en captura de movimientos y expresiones faciales, que consiguen exprimir al máximo la potencia de nuestra querida PlayStation 3. Pero, como todos sabemos, en un videojuego no todo es técnica o gráficos, se requieren más cualidades para resultar de interés para el público, que es el que manda. ¿Qué nos ofrece Beyond: Dos Almas, aparte de un aspecto visual soberbio?

La actriz Ellen Page interpreta a Judie Holmes, una chica que guarda un extraño vínculo con el personaje interpretado por Willem Dafoe, Aiden, un ser del más allá que la acompaña durante toda su vida. Con este contexto como base, Quantic Dream, el equipo francés liderado por Dave Cage, nos presenta un producto software que se aleja enormemente de los estándares tradicionales de lo que es un videojuego.

En Beyond: Dos Almas, lo más importante es la historia, lo que se cuenta, pero no ya por el interés argumental de la trama, sino por todo lo que hay en ella: el debate moral, filosófico, que viene obsesionando a la humanidad desde sus albores, la dualidad vida-muerte, y la forma en la que los individuos la entienden.

Beyond: Dos Almas no va de pasarse pantallas, ni de vencer enemigos. Quantic Dream comenzó, con Heavy Rain, a rediseñar el concepto de videojuego como algo más que una superación de pruebas. Y con Beyond, mejoran su fórmula.

David Cage expone en este videojuego las ideas que rondan en su cabeza desde hace mucho tiempo. La muerte de su querida abuela le llevó a estudiar la temática de la vida detrás de la muerte, y la posibilidad de que el alma de los muertos permanezca en la Tierra para resolver sus asuntos pendientes. El guión de Beyond: Dos Almas está compuesto por 20 capítulos, que suponen saltos temporales, a veces hacia atrás, a veces hacia delante, y que tienen lugar durante 15 años de la vida de Judie. En ellos, se narra su relación con Aiden, ese fantasma, o lo que sea, que está a su lado, para bien o para mal.

Se trata, Beyond: Dos Almas, de un juego más largo y mejor gráficamente que Heavy Rain, pero muy similar en su concepto, y también en sus fallos, puesto que resulta algo lineal, lleno de personajes secundarios vacíos, y aburrido para aquellos que busquen la diversión desenfadada propia de la mayoría de los videojuegos de estos días. Eso no lo van a encontrar aquí, esto es un drama que hará llorar a los más sentimentales, así que hay que recordar a buena parte del público que este videojuego es tan solo apto para los jugadores que tengan pensado dedicarle su tiempo y su capacidad de reflexión.

El cambio más radical de Beyond con respecto a Heavy Rain es una introducción del personaje de Aiden, pero no solo por su incidencia argumental; también a nivel jugable, porque el usuario podrá guiar a este ser del más allá y explorar los escenarios, traspasando paredes y buscando extras a los que Judie jamás podría acceder por sí sola.

Beyond: Two Souls es un juego distinto, muy distinto a todo, salvo a Heavy Rain. Si tienes ganas de presenciar y participar en una historia de esas que hacen que se te caigan un par de lágrimas, la exclusiva de Quantic Dream para PS3 es tu mejor opción.


%title

    el 18.10.13

 

Especiales