Final Fantasy XIV Online: A Realm Reborn, un parto interminable

Final-Fantasy-XIV-A-Realm-RebornCuando comenzó el siglo XXI, muchos de nosotros éramos fans, casi obsesivos, de la saga Final Fantasy. En tiempos en los que no se habían generalizado funcionalidades como las partidas multijugador online, el 3D estereoscópico, la realidad aumentada, las descargas digitales o los periféricos de control de movimiento, tan solo teníamos que sentarnos delante del televisor y disfrutar de una historia totalmente absorbente, con mundos por explorar, melodías mágicas, combates estratégicos y personajes como Cloud, Terra, Yuna, Yitan o Squall, por los que realmente sentíamos un cariño especial, gracias al trabajo de los guionistas de Square, que se habían encargado de dotar, a cada uno de ellos, de una personalidad y unos sentimientos propios.

Pero comenzaron a hacer experimentos con Final Fantasy, remakes, juegos portátiles, spin-offs, secuelas y… MMORPGs. Final Fantasy XI fue un juego de rol masivo en línea, lanzado en el año 2002, cuando muchos de los fans de la saga, jugadores de consola en general, ni siquiera teníamos Internet. Maldijimos entonces a Square, por imposibilitar ese sueño friki que teníamos de pasarnos todos los Final Fantasy.

Pero las cuotas mensuales de Final Fantasy XI produjeron, y de hecho aun producen, sabrosos beneficios para la empresa japonesa, llegando esta entrega a ser el juego más rentable de toda su historia. Es normal, pues, que otro MMORPG se estuviera cuajando en las oficinas de Square de cara a la siguiente generación de consolas. Así, se anunció Final Fantasy 14 para PC y PlayStation 3, llegando a ponerse a la venta para ordenadores en septiembre de 2010. Pero algo pasó, el juego no estaba en condiciones de lanzarse, tenía fallos críticos que pusieron en ridículo a una compañía que factura cientos de millones anuales.

Square tuvo que pedir perdón. La versión de PlayStation 3 nunca fue lanzada, y se comenzaron a desaparecer los juegos de las tiendas. Arreglar Final Fantasy XIV online no era tan sencillo, así que la empresa decidió hacerlo de nuevo casi desde el principio, rebautizándolo como A Realm Reborn.

Así, con 3 años de retraso, llega Final Fantasy XIV al final a las tiendas, con las versiones prometidas de PC y de PlayStation 3, y una nueva que está en desarrollo, la de PlayStation 4. Pero tranquilos, porque el port desde la tercera consola de Sony a la cuarta os saldrá gratis: si habéis comprado Final Fantasy XIV: A Real Reborn para PlayStation 3, no tendréis que pagar el de PlayStation 4.

Ojo, cualquier prejuicio hacia Final Fantasy XIV: A Real Reborn, basado en lo que vimos hace tres años, debe desaparecer en el acto. En lugar de cerrar los servidores y centrar sus esfuerzos en nuevos proyectos, Square le ha echado cojones al asunto, y a rehecho su Final Fantasy XIV, con un gran resultado, y con un gran riesgo: el mercado de los MMORPGS es feroz, y los costes de mantenimiento en este contexto son inusualmente altos. ¿Podrán los jugadores olvidarse del ridículo del juego original y darle una oportunidad a A Real Reborn?

Poco, o nada, se podía aprovechar del FF 14 original, tan solo, quizás, el sistema de clases. Más allá de eso, la estructura de esta versión 2.0 es totalmente distinta, es un juego nuevo, y un juego mucho mejor. Es un MMORPG con una dinámica muy clásica, y que se sitúa 5 años después del original, después de que el dragón Bahamut destruyera Eorzea. 50 niveles y un montón de misiones secundarias te están esperando, así como eventos dinámicos que irá organizando Square Enix de vez en cuando (se ha anunciado uno en el que estará presente Lightning).

Pero lo más original de FF 14: A Realm Reborn, lo hereda de su desastroso predecesor: el sistema de clases, que consiste en que cada luchador puede cambiar de profesión con tan solo cambiar de armas. Algo similar a lo que ya hemos visto en clásicos juegos de la saga Final Fantasy. Así, un personaje puede aprender habilidades de distintas profesiones, pudiendo personalizarse al máximo. Además, al alcanzar el nivel 30 de una clase y el 15 de otra, dispondremos de nuevos trabajos mucho más potentes, pero que complican la ecuación bastante. Ya es cuestión de que lo probéis vosotros.

Final Fantasy XIV Online: A Realm Reborn es un gran MMORPG. Solo queda por ver si los fans le perdonan la metedura de pata a Square. Hacer el juego de nuevo es una buena forma de pedir perdón.


%title

    el 16.09.13

 

Especiales