Kratos no volverá a golpear a una mujer

¿Creéis que hay violencia de género en los videojuegos? Todos los juegos de lucha presentan combates mixtos, pero los poderes de los personajes femeninos están bien balanceados con respecto a los de los masculinos, y los enfrentamientos están totalmente igualados. En juegos como Tekken, las habilidades de las chicas superan, incluso a las de los hombres.

De hecho, lo que verdaderamente se consideraría como machista sería crear un juego de lucha en el que no se pudieran seleccionar mujeres. Pero, ¿Ver a un hombre derrotar a una mujer en un juego puede considerarse violencia machista?
Si habéis jugado a God of War, sabréis el nivel, a veces excesivo, de violencia que hay en el juego. Es un título realizado para jugadores mayores de edad, así que, aunque parte de la población siga viendo a los juegos como productos para niños, no se puede achacar a un juego prohibido para menores que sea malo para menores, pues estos nunca deberían haber accedido a él.

El protagonista del juego, Kratos, emprende una cruzada contra los dioses del Monte Olimpo, y acaba dándole muerte a todos, en ocasiones de forma brutal. Algunos de estos dioses, la mitad para ser exactos, son mujeres, y no por ello se ven exentas de ser destruidas. Algunas escenas pueden resultar realmente desagradables.

Pero Sony Santa Mónica, estudio responsable de la saga del dios de la guerra, ha asegurado que no volverá a incluir este tipo de escenas. El próximo título de la franquicia, God of War: Ascension, no las tendrá, pues según David Hewitt, manager general de diseño en el estudio, Sony SM se ha retractado sobre su idea de no censurar este tipo de cosas.

Hay cosas que implican unas consecuencias en las que el estudio no quiere entrar, según comenta Hewitt. De todos modos, estos ataques en la saga God of War no eran en absoluto gratuitos, asegura. Kratos está cegado por la venganza, se lleva por delante a todos sus enemigos, sin importarle nada. Pero no disfruta con ello, no es ese su objetivo. No disfruta con nada de lo que hace.

Es cierto: Sony Santa Mónica ha creado un personaje con unas características muy concretas, y con un estado mental que no le permite sentir pena, vergüenza o remordimientos. Las escenas violentas, ya sean contra hombres, mujeres o bestias, son parte de la historia y muestran al jugador lo que hay dentro del personaje. Si viéramos, en una película, una escena en la que un maltratador golpea a una mujer, aunque nos resultara desagradable, comprenderíamos que es parte de la historia que se nos está narrando, y que es imprescindible para comprenderla.

Pero un videojuego tiene una característica diferenciadora: el usuario no solo observa, participa de forma activa en la historia, y en este caso de parte de aquel que realiza las agresiones. ¿Puede esto afectar al jugador y a su forma de observar la violencia hacia las mujeres? Sois libres, queridos lectores, de opinar sobre el tema.


%title

    el 22.07.12

 

Especiales