El RROD vuelve a atacar, ahora gracias a Kinect


El anillo rojo de la muerte (mejor conocido por toda la comunidad gamer como RROD, por sus siglas en inglés) no estuvo, afortunadamente, tan de moda este 2010 que pasó a diferencia de otros años. Lo cierto es que, en los más de cinco años que la consola de Microsoft lleva en el mercado, el bendito problema de RROD ha sido un verdadero cáncer para la compañía. Para todos los que no sepan de qué se trata este problema de hardware, les hago un brevísimo resumen. Uno de los objetivos principales de Microsoft, probablemente también de Sony, a la hora de lanzar la Xbox 360 era lanzar un sistema que contará con las mismas o similares capacidades de una PC y que pudiera ser utilizada por cualquier tipo de usuario, sobre todo el que no quiera ponerse a instalar un juego en una computadora. Pero para ello debían poner muchos componentes que generan mucha temperatura en un mismo y reducido espacio, el de la carcasa de una consola. La consecuencia de este inconveniente generó que un elevadísimo porcentaje de las primeras versiones de Xbox 360 que salieran al mercado literalmente “murieran” a causa de que su placa general de procesamiento (GPU, por sus siglas en inglés) se quemara a causa de sobrecalentamiento. La principal causa de reconocer este inconveniente eran tres luces rojas que se parpadean en la parte frontal de la consola, en lugar de las luces verdes, que indicaban su normal funcionamiento. Gracias a eso, este error de hardware, irreparable por cierto, comenzó a popularizarse como Red Ring of Death (RROD), “Anillo Rojo de la Muerte” en español.
Le costó mucho tiempo y dinero a Microsoft poder superar este predicamento. Pero afortunadamente, luego de 5 años del mercado, los modelos más recientes de Xbox 360, con la incorporación de la placa Jasper, han logrado borrar del mapa el fantasma del RROD, al mismo tiempo que la consola se posiciona favorablemente en el mercado. Sin embargo, cual monstruo de película de terror que no parece conocer la muerte, este endemoniado problema de hardware, parece salir nuevamente a escena, esta vez como consecuencia del dispositivo estelar de Microsoft, el Kinect.
En las últimas semanas, el foro oficial de la compañía de Redmond ha recibido varios reportes de usuarios quienes aseguran haber tener este desperfecto en sus consolas Xbox 360 luego de jugar con el Kinect por un tiempo limitado. Si bien este inconveniente no parece haberse replicado en gran escala, presenta un denominador común, los modelos de consolas que sufrieron el RROD se tratan de antiguos modelos de dicho sistema, mucho más propensos a sufrir problemas de sobrecalentamiento. Por el momento, Microsoft sólo se limitó a decir que, en caso sufrir este inconveniente, se utilice la garantía del sistema o, en caso de que esta ya se haya terminado, llevarla a cualquier servicio de reparación. Obviamente que, con respecto a que este problema sea causado por el control Kinect, la empresa no quiso decir nada, para que no empiece a ganar mala fama como la que tuviera Xbox 360 en sus primeros años de vida, gracias al maldito RROD.


    el 03.01.11

 

Especiales