Kinect: Primeras impresiones

Microsoft lanzó, esta semana, su apuesta más arriesgada y más fuerte para este año: el control de movimiento Kinect. Anunciado originalmente como Proyect Natal y posteriormente renombrado como Kinect en la pasada edición de la E3, este periférico busca hacer pie en un terreno donde ni Sony ni Nintendo han incursionado, jugar juegos utilizando el movimiento de nuestros cuerpos. Durante el tiempo transcurrido entre el anuncio oficial y el lanzamiento se han comentado millones de rumores diferentes referidos a este dispositivo y su funcionamiento. Pero ahora es el momento de darle un veredicto inicial.
Kinect fue lanzado con una serie de juegos desarrollados directamente por estudios dependientes de Microsoft. Dos de ellos merecen ser descalificados como juegos. Se tratan de Kinect Sports y Kinect Adventures (título que viene con el dispositivo), juegos que enumeran una serie de actividades para realizar con el cuerpo pero que en ningún momento consiguen darnos la sensación de jugar propiamente a un juego sino a una demo tecnológica del funcionamiento del Kinect. También hay que mencionar, por lo malo, a Joy Ride, un juego de carreras al estilo Mario Kart o ModNationRacers que no logra, en ningún momento, transmitir la jugabildad que intenta emular.
Distinto es el caso de Kinectanimals dos título para jugar con mascotas que a pesar de presentar distintos errores de rendimiento, en lo que a captura de movimiento respecta, si logran representar el objetivo de Microsoft para con su nuevo producto. En cuanto a estudios externos, Sega trae el patético Sonic Free Riders, un juego de carreras sobre tablas deslizadoras, protagonizado por Sonic y sus amigos. Este juego no puede considerarse como tal, sino más bien como un experimento a medio terminar que nos obliga a inclinarnos incómodamente, simulando estar arriba de una patineta, para intentar controlar a nuestro personaje, algo que difícilmente podremos logar en un primer intento.
Ubisoft lleva a Kinect al terreno del ejercicio físico con Your Shape: Fitness Evolved, un título que si bien presenta algunos conceptos interesantes no logra generar una ilusión de movimiento completa.
Para el final dejamos a Dance Central, desarrollado por Harmonix. No debería sorprender a nadie que este juego, desarrollado por la misma gente detrás de la exitosa saga Rock Band, sea lo mejor que Kinect tiene para ofrecer actualmente. Este simulador de baile, a pesar de contar con algunos pequeños errores de rendimiento, realmente logra entretenernos con un amplio y variado repertorio de canciones a las que podremos disfrutar bailando, y de formas muy variadas.
Conclusión, ¿es el lanzamiento de Kinect algo interesante? Definitivamente no. Aunque la novedad de este dispositivo muy probablemente dispare las ventas de Xbox 360, la pobre calidad que presentaron muchos de sus títulos termina dando la sensación que este periférico no ha pasado del todo la etapa de pruebas. Habrá que esperar entonces al año que viene, que promete estar cargado de nuevas y más interesantes propuestas para Kinect.


    el 05.11.10

 

Especiales