Castlevania: Lords of Shadow: Lo mejor de todos los mundos


Lo prometido era deuda. Hace unos días posteaba en este sitio un post acerca de todas las dudas que me generaba Castlevania: Lords of Shadow, el nuevo juego de la legendaria franquicia de Konami, desarrollado por el estudio español Mercury Steam, que busca lograr algo que otros estudios han fracasado en el pasado, hacer un Castlevania en 3D que no apeste. Bueno, antes de empezar a hablar del juego tengo que aclarar algo, CLOS es, sin lugar a dudas, el mejor Castlevania no 2D que se haya realizado, ahora ¿puede ponerse a la misma altura de otros reconocidos títulos de la franquicia? Pasemos a analizarlo entonces.

La historia del juego se centra en una época medieval, momento en el que un oscuro y diabólico plan desarrollado por un siniestro grupo de señores sombríos (Lords of Shadow) amenaza con desatarse sobre la humanidad. Aunque la historia no presenta ningún tipo de conexión con otro Castlevania, argumento bastante inconexo por cierto, la manera en que nos presenta a su protagonista haría pensar que este juego bien podría oficiar como precuela de toda la saga.

Encarnamos a Gabriel Belmont, integrante de un clan de guerreros encargados de combatir todo tipo de criaturas sobrenaturales y en este caso tendrá que enfrentar el mayor desafío de su vida, y resolver distintos asuntos no resueltos de su pasado al mismo tiempo. El argumento de CLOS no es espectacular ni mucho menos, principalmente por cómo se va desarrollando la historia hacia el final del juego, dejándonos quizá un sabor agridulce sobre el climax final.

Pasando al apartado jugable debemos aclarar esto, CLOS es un juego de acción en tercera persona más que un clásico título de la serie Castlevania. La mayoría del tiempo nos la vamos a pasar batallando enemigos, criaturas demoniacas de toda forma y color, haciendo uso del látigo de Gabriel, que aplica ataques circulares de mediana y poderosa intensidad, de una forma muy similar a las cuchillas gemelas de Kratos en cualquier God of War. Donde el juego si presenta una impronta muy propia es en el uso de updates, tanto de ataques con el látigo, como con el uso de poderes mágicos, algo que sin lugar a dudas hace que el combate nunca pierda frescura. Y hablando de combate, podríamos decir que CLOS encuentra en este aspecto su principal fuerte. Gracias a las variadas formas que podemos emplear para atacar enemigos, y a sus variados patrones de ataque, el juego nunca logra tornarse repetitvo ni tedioso.

Además, las secciones de salto y los puzles que nos encontramos en el camino logran hacer del título algo lo suficientemente variado para mantenernos entretenidos a lo largo de sus más de 20 de duración. Podríamos si acotar que CLOS es un tanto lineal en su estructura de niveles y que presenta un desafío quizá un tanto más elevado que la mayoría de este tipo de juegos, pero esto es algo que para nada ahuyente a alguien interesado en jugarlo.

Graficamente estamos, sin lugar a dudas, ante uno de los juegos más impactantes de 2010. El modelo de los personajes, las criaturas, (tomo por ejemplo el enorme coloso de piedra que enfrentamos en un momento del juego), la paleta de colores utilizada para retratar los escenarios del juego. En fin, todos los aspectos visuales empleados fueron trabajados con un total y absoluto lujo de detalles. Como otro punto a favor cabe destacar la excelente labor del actor Patrick Stewart oficiando de narrador durante gran parte del juego, además de interpretar a Zobek, mentor de Gabriel Belmont.

Eso si, no puedo dejar de mencionar que el juego hizo claros y evidentes “homenajes” a juegos como Shadow of de Colossus y God of War para aspectos visuales y de jugabilidad. Ojo, no es que CLOS sea una mera copia de los títulos mencionados, de hecho emplea esos elementos tomados de una forma muy efectiva, solamente que se nota demasiado que los desarrolladores optaron por ir a lo seguro en lugar de buscar algo más original. Como decía al principio de la nota, Castlevania: Lords of Shadow no es un Castlevania tal y como lo conocemos pero aún así no deja de ser un gran juego de acción en tercera persona que se deja disfrutar de principio a fin, logrando maravillarnos por momentos.


    el 08.10.10

 

Especiales