Videojuegos de segunda mano, ¿nuestro derecho?

Los mercados de segunda mano y alquiler de videojuegos siempre han sido objetivo de polémica. Las compañías siempre intentan evitarlos, prohibirlos, censurarlos porque según ellos pierden ventas. En cambio los usuarios reclaman sus derechos a hacer lo que quieran con la copia que han adquirido de forma legal y desembolsando una cuantiosa cantidad de dinero.

videojuegos_0

Esto viene de largo, de hecho ya ha habido intentos por parte de determinadas compañías de prohibir la reventa, es decir el mercado de segunda mano de videojuegos. En algunos países leyes de este carácter han estado a punto de ser aprobadas. Las distribuidoras reclaman que únicamente ellas tienen el derecho de vender sus productos y que su posterior reventa es algo completamente ilegal. Afortunadamente tienen cadenas de tiendas especializadas y a toda la comunidad de usuarios en su contra.

Un jugador va a la tienda (virtual o física), saca su cartera o tarjeta de crédito y paga por un juego, evidentemente en la mayoría de los casos no es algo que se pueda repetir más de dos veces por mes ni muchísimo menos. 60 o a veces 70 euros por un juego no es algo que se pueda decir rápido y sin atragantarse. Cuando este jugador se pasa el juego una o dos veces y juega online un número determinado de partidas ya está harto y quiere más. Hay un problema, no ha ahorrado otros 70 euros, sino simplemente unos 30. Este jugador tiene la opción de comprar un juego edición platinum, o clásicos (edición rebajada) o acudir al mercado de segunda mano por cualquier novedad. Incluso podría vender su juego en el mercado de segunda mano y ganar ese dinero que le falta para adquirir un juego completamente nuevo y de novedad. Las compañías no deberían quejarse tanto ya que muchos usuarios pasan por este proceso, venden juegos usados para comprar nuevos o compran juegos usados para que otros compren juegos nuevos. Es así, aquí y en otros mercados como el de los vehículos, películas o incluso música. Están en su total y pleno derecho de hacerlo.

De hecho creo que esta tendencia puede ser incluso beneficiosa porque la gente adquiere más juegos y después en partidas online tienen la posibilidad de hacer microtransacciones para ganar contenido extra y, así, las compañías también se beneficiarían.

¿Ustedes que piensan? ¿Es algo legal o debería no serlo? ¿Es beneficioso? ¿Usan el mercado de segunda mano?


%title

    el 29.06.09

 

Especiales