Alan Wake, el despertar de un grande

alan-wake01

Hace poco hablábamos de Heavy Rain como la gran baza de PS3 para conquistar al público maduro y exigente que busca una experiencia inmersiva y adulta cercana al cine de misterio. Pero Microsoft también tiene un candidato para ocupar ese trono: se trata de Alan Wake, un juego que sus creadores catalogan como thriller, y que adapta a los videojuegos un estilo visual bastante alejados de este medio como el de la serie Twin Peaks, que David Lynch nos regaló a principios de los noventa.

Finalmente, y tras varios años de sequía mediática, Remedy Software ha tenido a bien liberar algo jugable de su nuevo vástago. Y la verdad es que no ha decepcionado en absoluto. Su argumento podría ser el de cualquier thriller paranormal de alta estofa: Alan Wake, un escritor en pleno bache creativo, decide instalarse junto a su mujer en un pequeño pueblo llamado Bright Falls, con la idea de lograr la inspiración para seguir con su proyecto. Sin embargo, nada más llegar a su nuevo hogar, algo se lleva a su mujer y amenaza a Alan con matarla si no le entrega todas las hojas de su último libro, que estarán repartidas por distintos lugares. Y lo que es aún más inquietante: por las noches, una malévola fuerza le acechará, invadirá cualquier animal y objeto cercano.

Tratándose de un juego que se apoya eminentemente en su absorbente historia, no es de extrañar que Alan Wake haya sido estructurado de una forma distinta a lo que estamos acostumbrados, dividiéndose en capítulos y adquiriendo el formato de las series actuales en las que se hace un breve resumen al inicio del episodio y un cliffhanger al final que nos deja deseosos de saber qué ocurrirá en el siguiente.

alan-wake-02

Con una perspectiva en tercera persona similar a la de Resident Evil 4 o Gears of War (cámara sobre el hombro derecho), deberemos enfrentarnos al oscuro enemigo durante las noches e investigar durante el día. Al caer el sol, la fuerza que nos persigue se manifestará de varias formas, como por ejemplo poseyendo a los nativos del pueblo y protegiéndoles de forma que sólo les afectarán las balas cuando consigamos retirar ese escudo maligno con lo único que puede hacerle daño: la luz. Así pues, nuestra linterna será importantísima si queremos sobrevivir a unas noches que prometen ser infernales. Además, el enemigo también nos atacará con otro elementos como máquinas, vehículos, animales o directamente lanzándonos objetos.

Así pues, con un acabado gráfico que promete elevar el listón de esta generación y un uso increíblemente realista de las fuentes de iluminación, Alan Wake se presenta ante nosotros como un majestuoso ejercicio de detallismo y rigor, amén de un guión trabajado y una atención por el ritmo y la narración que son prácticamente novedad en el mundo del videojuego. ¿Será finalmente la titánica obra maestra que promete? Pronto lo sabremos.


%title

    el 19.06.09

 

Especiales