Análisis de Ogre Battle: March of the Black Queen para Wii

Ogre Battle: The March of the Black Queen es un título clásico del género de la estrategia en tiempo real y el RPG, salido originalmente para la Super Nintendo a principios de 1993 en Japón, con posteriores reediciones en 1995, para el mercado norteamericano, y ports en Saturn, Play Station y la Consola Virtual más recientemente.

La versión para Play Station fue lanzada junto a Tactics Ogre: Let Us Cling Together y fue muy bien recibida por un público que en esos momentos estaba ávido de juegos que mezclarán la profundidad de mecánicas de juego de un RPG con la estrategia en tiempo real.

ogrebattleEl título original, Ogre Battle: The March of the Black Queen, nació del gusto del creador de la serie Yasumi Matsuno, en la banda de rock Queen, cuyo segundo álbum incluye dos canciones que forman el título completo del juego.

Ogre Battle comienza en las regiones más remotas del imperio Zeteginan, donde nuestro personaje comanda a un grupo de rebeldes contra el mago Rashidi y sus tropas que han corrompido a los altos mandos del reino.

La combinación de mecánicas de estrategia, visible en las formas de movimiento de tropas, y de juegos de rol, con personajes que van modificando e incrementando sus diferentes habilidades, fue una de las principales razones para el éxito del título, que hoy podemos apreciar gracias a la Consola Virtual de Nintendo Wii.

El juego nos llevará a explorar los terrenos del imperio mientras liberamos pueblos y templos, combatimos contra las brigadas especiales y obtenemos más información y objetos para mejorar nuestro rendimiento.

Otro sistema que conforma una jugabilidad compleja, es el de Reputación, del grupo revolucionario para con los pobladores, y de los personajes de manera individual, con Carisma y Alineación, lo que hace que podamos distribuir a tropas en unidades con mayores capacidades de trabajo en grupo.

La jugabilidad de Ogre Battle: The March of the Black Queen se basa principalmente en dos momentos, el primero es un mapa del mundo en el que podemos alinear a nuestras tropas, cambiar la clase y ordenar las unidades. El mapa táctico, por otra parte, nos permite movilizar las tropas, luchar y liberar pueblos. Aquí, el día y la noche se van alternando, y afectan el modo de pelea de nuestras tropas.

Ogre Battle consigue llegar a las nuevas generaciones gracias a una genial adaptación y a un modo de juego innovador que perdura en el tiempo, repleto de desafíos y momentos memorables.


%title



 

Especiales