9 años jugando a PlayStation 2 (1ª Parte)

Hace unas semanas se cumplieron 9 años desde el lanzamiento de PlayStation 2 en Japón. El día 4 de marzo del año 2000 se puso a la venta la consola en el país del sol naciente y, hasta hoy, no ha parado de venderse y aún siguen desarrollándose videojuegos para ella. Con, aproximadamente, 140 millones de unidades vendidas en el mundo entero, un catálogo sin precedentes y una longevidad fuera del alcance de cualquier consola de sobremesa, se puede decir que, objetivamente, PlayStation 2 es la mejor consola de la historia, al menos por ahora.

Es evidente que yo no me compré la consola el día en que salió. Como siempre, tuve que esperar a que tuviera un precio razonable. Por eso, mentiría si dijera que llevo 9 años jugando a PlayStation 2, pero debo estar cerca de los 7. Si bien es cierto que no me causó la misma impresión que su santa madre, PsOne (quieras que no, las cosas hacen más ilusión a los 12 años que a los 17), he pasado montones de horas jugando a algunos de los mejores juegos que existen, algo que, debido a que ya me voy acercando al cuarto de siglo y cada vez trabajo más, es complicado que vuelva a hacer con ninguna de las máquinas del futuro, por muy potentes que sean.

Pero lo importante en este mundillo no son las consolas, son los juegos y a ellos me quiero referir. Voy a hablar de mis títulos favoritos a continuación. Vosotros también podéis hacerlo dejando vuestros comentarios, pero recordad que la lista de juego que voy a poner es una selección personal y subjetiva según mis gustos y mi experiencia jugando a PlayStation 2.

Tekken 5. Como comentó mi compañero Sergio Amor hace un tiempo, el género de la lucha no está en su mejor momento y cada vez salen menos juego de este tipo. Pero podemos estar tranquilos mientras Namco siga desarrollando las dos mejores sagas del género: Tekken y Soul Calibur. Concretamente Tekken 5 es el mejor juego de lucha que yo he visto hasta que la sexta entrega me quite la razón, y es que disputar un combate en este juego es una gozada, incluso para un manta como yo. Aparte de unos gráficos inmejorables, una gran jugabilidad y diversos modos de juego hay que destacar la diversidad de personajes, que suman un montón de estilos de lucha distintos: lucha libre, yudo, sumo, taekwondo, kárate, capoeira… todos simulados de forma perfecta.

Final Fantasy X. Mi experiencia jugando a PlayStation One me descubrió un género al que yo nunca había jugado: el de los RPGs. Los tres Final Fantasy de la consola gris eran tres maravillas y el siguiente capítulo de la saga, el décimo, no les fue a la saga en absoluto, mostrando de nuevo una historia entrañable que no le tiene nada que envidiar a la mayoría de obras literarias. Con esta entrega, Square introdujo una novedad al desarrollar una secuela, Final Fantasy X-2, mucho más liviano que la primera parte, pero también muy divertido. Por desgracia, apenas he jugado a Final Fantasy XII, pero está el primero en mi pila de pendientes, así que, poco le falta.

God of War 2. No solo de secuelas ha vivido todos estos años PS2. A veces salen algunos juegos originales que se atreven a competir, en cuanto a calidad, con las sagas que ya están consolidadas en el mercado. Este es el caso de God of War y, en mayor medida God of War 2, unas aventuras de acción que presentan batallas en tiempo real de un gran nivel. Además estos juegos están desarrollados por SONY, lo que le garantiza una exclusiva de cara al futuro muy importante.

Como el artículo me ha quedado mucho más extenso de lo previsto, he decidido dividirlo en dos partes (así, además, cobro el doble), así que estad atentos porque dentro de unas horas volveremos con Metal Gear, Grand Theft Auto y todos esos otros juegos que han hecho grande a nuestra querida PlayStation 2.


    el 03.04.09

 

Especiales