Fable II, este sí lo merece

Ya está aquí la segunda fábula, el gran juego (entre los muchos que ha hecho) de Peter Molyneux y LionHead Studios. Estamos hablando, por supuesto, de Fable II y es que, su primera entrega recibió críticas por su linealidad. Fable II se caracteriza principalmente por ofrecer al jugador libertad de acción y responsabilidad por sus acciones. Estamos ante un grandísimo título que analizaremos en este post.

La historia es simple pero se complica con el tiempo. Por un conflicto con el rey, éste mata a nuestra hermana pero a nosotros nos salva una gitana que nos cría durante el resto de nuestra infancia. Una vez hechos hombres (o mujeres) partiremos en busca de venganza. La historia principal es básica pero evoluciona y se entrecruza con otros argumentos. Está bastante bien, desde luego.

Gráficamente Fable II es muy agradable a la vista, paisajes coloristas y detallados, buena iluminación y animaciones fluidas. El problema son las físicas que deberían haberse cuidado mucho más. Quitando este problemilla lo demás está muy bien y la ambientación es soberbia.

Jugablemente es donde más destaca. Todo lo que hagamos en Fable II tendrá consecuencias (que a veces serán muy sutiles), la gente nos puede tomar como héroes o como seres despreciables. Podemos realizar todo tipo de actividades para inclinarnos a un lado u otro de la balanza, el abanico de posibilidades es abrumador. Habrá muchísimas misiones secundarias además.

Podemos tener esposa e hijos pero tendremos que mantenerlos con oro cuando estemos de viaje. Aunque podemos no salir de aventuras y quedarnos en casa realizando actividades cotidianas (representadas por minijuegos). Podemos comprar tiendas, casas y vivir de los alquileres, podemos trabajar o robar, eregir estatuas en nuestro honor… de todo.



Cuando salgamos de aventuras tendremos un perro con nosotros que nos acompañará a todos lados y que podemos tratar bien o mal. El sistema de combate es muy sencillo, sólo tres botones con los que podemos hacer varios combos. No es muy complejo pero da posibilidades.

El personaje evoluciona cuando recogemos las orbes que dejan los enemigos después de morir ganando habilidades y hechizos. Se puede hacer cualquier, cosa, el mundo es amplísimo, las palabras no son suficientes para describirlo.

La banda sonora está muy bien, acompañando al juego en todo momento, así como los efectos de sonido, no son brillantes pero cumplen a la perfección. El doblaje al castellano es genial, algo que se agradece en un juego, además, reconoceréis muchas voces famosas, ya lo veréis.

Nada más que añadir, para los jugadores de X-Box compra obligada, se trata de un juego sobresaliente con millones de posibilidades. No os arrepentiréis.


%title

    el 22.10.08

 

Especiales