Videojuegos en EE.UU.: el paraiso gamer

Quienes vivimos en Sudamérica y visitamos a menudo páginas webs de videojuegos, notamos como la realidad en países desarrollados, dueños de la industria que más nos apasiona, hacen de los videojuegos casi un ícono de su cultura diaria. Hace un mes tuve la posibilidad de viajar a los Estados Unidos, específicamente a la ciudad de Seattle y pude vivir con mucha intensidad lo que para ellos es pan de cada día: una realidad en videojuegos que no deja de ser impresionante para el forastero. En este especial intentaré narrar como es, desde la perspectiva gamer, estar en la ciudad que alberga a dos grandes de la industria: Nintendo y Microsoft.

Cuando aterrizas en EE.UU. el ambiente de complicidad con los gamers se huele en el aire: bastó con que saliera del avión y viera a muchas personas (jóvenes, niños, adultos) con consolas portátiles jugando para capear las largas horas de espera que puede tener un aeropuerto. Sin duda alguna lo que más llamó mi atención fueron los afiches en plena terminal incentivando a las personas a adquirir títulos como Metal Gear Solid 4 o Soul Calibur IV. Fue en ese momento donde sentí que ya empezaba a estar en un país distinto.

Con el correr de los días fue realmente agradable ver incontables veces comerciales de videojuegos, consolas o incluso accesorios en televisión durante prácticamente todas las tandas de comerciales que había entre programas. Pero la sorpresa mayor fue en mi primer día de clases (fue un viaje que incluía un programa de estudios en City University) cuando la profesora a cargo, una norteamericana de unos 45 años, nos preguntó a cada uno que era lo que nos gustaba hacer. Cuando fue mi turno respondí “I’m gamer” esperando la clásica mirada de consternación que existe por este lado del mundo y que implica una explicación aledaña, sin embargo la respuesta de la profesora fue todo lo que jamás hubiera previsto (la respuesta por supuesto fue en inglés, pero para efectos de entendimiento la escribiré en español): “Oh! Que entretenido, aquí en Seattle tenemos a Nintendo y Microsoft. Yo no juego mucho, pero tengo una Nintendo DS que me ayuda a matar el tiempo a veces”. Mi rostro de solo recordar aquella respuesta me deja igual de consternado, pero eso no sería todo si con el correr de los días y mientras estábamos en clases muchas veces yo mencionaba estrategias comerciales que adoptaban empresas de videojuegos y la profesora no solo entendía de lo que le hablaba sino que relacionaba dichos ejemplos con empresas de otros rubros. Simplemente sentí que hablábamos el mismo idioma en forma seria y mirando el tema como lo que es: una de las industrias más grandes del mundo. Un verdadero placer que, con el correr de los días, noté que muchas personas entendían del tema, tal vez a un nivel muchísimo más básico, pero nunca al punto de no conocer palabras como “gamer”, “Nintendo”, “Xbox”, etc.

Ahora bien, el gamer necesita tiendas por lo que dediqué mis momentos libres en recorrer el lugar buscando y visitando centros de venta especializados. En la gigantesca tienda de electrónica Best Buy las secciones de cada tipo están debidamente ordenadas e indicadas de forma que sea imposible perderse con lo que uno busca. Por supuesto los videojuegos tienen su propio conjunto de pasillos en donde encontrarán en forma tremendamente ordenada prácticamente todos los títulos que han salido en los últimos meses para las consolas así como también uno que otro juego antiguo, todo debidamente organizado por consola teniendo pasillos para PSP, PS3, Nintendo DS, Wii y Xbox 360 donde cada título disponible se encuentra ubicado en forma alfabética en el lugar ayudando a encontrar el juego que buscas de forma rápida y efectiva. También podrán encontrar un área en cada pasillo dedicada a los juegos hits de venta del pasado, los respectivos accesorios para cada consola y estaciones de juego con demostraciones de prácticamente todas las consolas que se venden. Es realmente impresionante ver alrededor de 10 copias de cada título que se vende, pero si lo que quieres es no creer lo que tus ojos ven, es apreciar decenas de Guitar Hero, Rock Band o similares literalmente apilados esperando que alguien vaya y los compre. Por supuesto también tenemos secciones de revistas, guías de estrategia y un sinfín de publicaciones y merchandising que serán un deleite para cualquier gamer.

En GameStop el panorama es similar aunque la diferencia radica principalmente en dos puntos: a diferencia de Best Buy, en esta tienda sólo se venden videojuegos (consolas, juegos, accesorios, merchandising, etc.) por lo que el espacio es distribuido de forma más global manteniendo las categorías de ordenar por consola y en forma alfabética dentro de estas. El otro punto principal es la realmente gigante cantidad de títulos usados que se pueden encontrar a precios realmente bajos y en excelentes condiciones. Para dar un ejemplo yo encontré “Shenmue II” para Xbox completamente original, con manual y disco adicional en tan solo US$5.99! Es importante destacar que todos los lugares donde se venden videojuegos mantienen precios bajos en relación a Sudamérica, pero que para ellos (los norteamericanos) siguen siendo valores elevados aunque no con la sensación que poseemos por este lado del globo.

En otro ámbito gamer tenemos los locales de ARCADE. Si bien estos no están en todos lados, si mantienen la característica de ser un pasatiempo completamente familiar. Es así como dentro podrás encontrar un restaurant ubicado completamente al fondo del recinto invitando a los padres a consumir mientras sus hijos se divierten en las cientos de máquinas de todo tipo que puedes encontrar. Es así como hay cientos de simuladores de carreras (F-Zero incluido), una sección de juegos musicales (con títulos de baile, de guitarra, batería, etc.), un área dedicada a juegos de peleas donde sentado y cómodo puedes competir contra el resto de aficionados, títulos de temática oriental como los que puedes usar para vestir muñecas virtuales o realizar competencia de insectos, muchas máquinas para intentar obtener un premio (generalmente peluches) moviendo una grúa y por supuesto las máquinas de habilidad (lanzamiento de pelotas a distancia por ejemplo) donde serás premiado con tickets que te permitirán canjear premios en un mostrador. Sin duda un pasatiempo completo para una tarde de familia.

Para finalizar les comentaré que tuve la posibilidad de estar en el cuartel general de Nintendo of America y visitar su centro de atención al cliente. Si bien el lugar es pequeño, la cantidad de merchandising que vende (mucho de él disponible solo en ese lugar) y el micro-museo que tiene con parte de la historia de los productos hace que sea definitivamente una visita obligada para toda persona que ha seguido su vida con los personajes de Mario. La foto afuera de la entrada al HQ es imperdible y poder recorrer (aunque sea por fuera) las dependencias provoca un nudo en la garganta entendible solo por un gamer.

Sin duda alguna los EE.UU. son una aventura para todos los que amamos esta industria y quienes tengan la posibilidad de ir a grandes ciudades les aseguro que deben darse el tiempo de buscar tiendas y arcades como los que pude visitar. Mejor aun si van en el momento de una feria como el E3. Y por favor no olviden llevar dinero miren que la cantidad de productos es tal que no comprar recuerdos es simplemente un pecado.


%title

    el 01.09.08

 

Especiales