Sagas clásicas que nunca expiran y el miedo al fracaso

Zelda, 31 años más tarde, presenta un nuevo capítulo y una de las mejores experiencias de la actualidad en “Breath of the Wild” para Switch demuestrando que las empresas se mantienen firmes dentro de la zona de conforto, en cuanto a explorar nuevas propuestas de personajes y enredos. Sí, Zelda es mágico, como también lo son Mario, Metroid, Sonic, y las sagas de Halo Final Fantasy, Metal Gear, Resident Evil, Gran Turismo, FIFA y PES, y así van.

Publicidad

La lista de clásicos es muy grande, pero lo impresionante que es se mantienen tan fuertes como en el primer día. Atraen a los jugadores de antaño, como a los nuevos, porque supieron adaptarse a los cambios generacionales, más allá de algún que otro experimento fallido.

El problema, es que las desarrolladoras no logran salir de estas sagas, y se autolimitan a una fórmula basada en el reciclaje, a veces abusivo, porque hay que destacar títulos concretos que realmente son únicos, como Metal Gear 5 Phantom Pain, y lamentar diferencias mínimas que a veces se encuentran entre partidas de FIFA o PES, o ¿será que existe alguna otra saga de fútbol? En la época que comenzaran existían otras propuestas sólidas futbolísticas, hoy la competencia está totalmente derrotada desde antes de pensar en la posibilidad de salir a buscar un espacio, porque culturalmente estamos inmersos en este Boca-River o Barcelona-Real Madrid.

Los fabricantes nos acostumbraron a esperar nuevas entregas de sus franquicias tradicionales porque es beneficial para sus economías. El ahorro y los riesgos de intentar algo nuevo caen estrepitosamente. Pero qué haríamos si no se intentaran cosas nuevas. La Nintendo Wii fue a nivel de consola una oferta impactante, sin embargo con Wii U, o incluso Switch, se fue a lo seguro, quedando a medio camino.

También, por otro lado, existe la soberbia de creer que lanzar un videojuego exitoso no necesita ser bueno cuando está basado en una película. Son tantos los títulos horribles que uno puede citar que duelen, porque sí, uno quiere emprender la aventura vista en la pantalla grande en sagas como Transformers o X-Men.


%title



 

Especiales