Remember Me, simplón experimento de Capcom

Si repasamos la relativamente corta historia de la industria del videojuego, nos daremos cuenta de que hay pocas empresas que se hayan mantenido en la élite en el desarrollo de productos de ocio electrónico. Probablemente, si obviamos a las fabricantes de hardware, la más regular de todas sea la japonesa Capcom.

1942 (1984), Ghosts’n Goblins (1986), Street Fighter (1987), Megaman(1987), Final Fight (1989), Captain Commando (1991), Breath of Fire (1993), Resident Evil (1996), X-men vs Street Fighter (1996), Dino Crisis (1999), Phoenix Wright (2001), Devil May Cry (2001), Monster Hunter (2004), Lost Planet (2006), Okami (2006), Asura’s Wrath (2012)… La empresa lleva 30 creando cosas nuevas sin parar, de todos los sabores y colores.

Y en junio de 2013, Capcom nos trae algo nuevo, una franquicia original que se publica al final del ciclo de vida de una generación de consolas (Xbox 360, PlayStation 3), a modo de experimento. Si se vende, la empresa japonesa seguirá adelante con ella. Si no, la olvidará para siempre. Hablamos de Remember Me.

Si bien es cierto que Remember Me es un juego editado por Capcom, está desarrollado por un estudio europeo, Dontnod Entertainment. Se trata de la ópera prima de dicho estudio, que fue fundado en 2008 por varios veteranos de la industria, gente con talento que fue capaz de vender su idea a Capcom. Después de ver varios trailers y vídeos con gameplay, es la hora de jugar a Remember Me y saber de lo que son capaces estos franceses.

Remember Me no será el mejor juego de la historia de Capcom, pero no está mal. Pongámonos en situación: estamos en Paris, en el año 2084. Es un juego futurista, un género inventado para poner cosas raras que podrían llegar a existir en un futuro lejano, de ser posibles físicamente. Según los guionistas de DontNod, en el año 84 del presente siglo, podremos hacer cosas raras con la memoria de la gente: venderla, cambiarla…

La protagonista del juego, Nilin, es cazadora de recuerdos. ¿En qué consiste este trabajo? ¿Qué hay que estudiar? Pues consiste en robar recuerdos y modificar la memoria de la gente a cambio de dinero. Nilin, para variar, es traicionada al principio del juego, lo que le llevará a intentar fastidiar la política existente en torno a la memoria.

Como veis, el argumento no está mal. Si nos ponemos a jugar, nos encontramos una aventura de acción llena de combates cuerpo a cuerpo, estilo Assassin’s Creed, pero sin grandes alardes en las luchas: no es God of War, los ataques son más simples, si bien es cierto que se pueden personalizar mediante el “combo lab”, un sistema para crear ataques y combos introduciendo los botones que lo activan en el combate. Hay mucho combate en el juego, y pocos combos posibles, así que tarde o temprano puede llegar a aburrir el sistema de batalla.

Tampoco hay mucha exploración, el avance de Nilin es muy muy lineal, a veces nos recuerda a Lightning, en Final Fantasy XIII, pero con saltos como en Uncharted. Estos saltos también son muy sencillos: muy tonto tienes que ser para perderte en Remember Me.

Así, como juego de aventuras, Remember Me es muy simplón. Le adorna su interesante argumento y el trabajo de Nilin: mezclar memorias. En ocasiones en el juego, podremos visualizar los recuerdos de una persona, y cambiarlos a nuestro antojo para generar una reacción en su personalidad. Este es el elemento más original y novedoso de Remember Me, y es el punto de partida que debe seguir DontNod Entertainment para convertir este juego en saga exitosa.

Es agradecer, para terminar, el doblaje en español del juego: muy bueno. El sonido, y en general el apartado técnico de Remember Me, están a la altura, y elevan el nivel de un juego que no va a pasar a la historia, pero que puede ser el comienzo de algo grande si se trabaja más.


%title

    el 04.06.13

 

Especiales