Fuse: el sucesor de Resistance se queda corto

Insomniac Games es un estudio desarrollador de videojuegos que ha conseguido grandes resultados de la mano de Sony. Hasta ahora, siempre ha trabajado para la editora de PlayStation, y ha creado algunas de las marcas más importantes en la historia de la casa (Spyro The Dragon – Ratchet and Clank – Resistance), siguiendo una trayectoria similar a la de Naughty Dog (Crash Bandicoot – Jack and Daxter – Uncharted). Pero mientras sus buenos amigos de Santa Mónica siguen a las órdenes de Sony y se han embarcado en un proyecto ilusionante como The Last of Us, Insominiac ha decidido independizarse y hacer las cosas a su manera. Su primer proyecto multiplataforma (Xbox 360, PS3) es Fuse.

Desde que Microsoft se metió a hacer consolas, estas se han llenado de shooters. Además, el público los demanda, y Sony necesitaba proveer a sus propias máquinas de franquicias exclusivas dentro de este género. Las dos principales han sido hasta ahora Killzone (Guerrilla Games) y Resistance, de Insomniac, ambas de gran calidad. En su viaje en solitario, Insomniac utiliza todo lo aprendido con su saga de disparos para crear Fuse, el sucesor espiritual de Resistance. ¿Habrá mejorado o empeorado su trabajo?

Hay que partir de que Fuse no es lo mismo que Resistance: no es un shooter en primera persona, sino en tercera, esto es, que puedes ver al muñequito que llevas mientras juegas, como en Gears of War. Pero ser distinto a Resistance no significa ser innovador: estamos un poco hasta las narices de juegos de tiros como para evaluar a uno nuevo positivamente si no incluye novedades originales que provoquen que se nos quede grabado en la memoria.

Ese es, posiblemente, el principal problema de Fuse, es un buen juego, un buen shooter en tercera persona con un modo cooperativo muy entretenido, pero es más de lo mismo, un producto predecible, con un argumento y unos protagonistas que provocan la sensación de que Insomniac ni siquiera se ha gastado el dinero en guionistas o diseñadores de personajes.

Se trata, Fuse, de un título muy asequible. No necesitas ser ingeniero para jugarlo, los controles son fáciles, lo único que tienes que hacer es matar cosas. Quizás la característica diferenciadora en el juego sean sus armas: son algunas de las más destructivas y originales vistas en un shooter. Además, cada uno de los 4 protagonistas está especializado en un tipo, así que siempre es entretenido jugar una partida con otro personaje. Asimismo, jugar en cooperativo es especialmente interesante, pues cada uno de los jugadores tendrá su propio papel en la partida.

La verdad es que Fuse es un muy buen juego en modo cooperativo, pero en modo individual se hace, no solo aburrido, sino incluso frustrante dada la inteligencia artificial limitadita de nuestros compañeros, que son inútiles como ellos solos. Tampoco gráficamente es un juego que destaque, ni a nivel sonoro. Duele decir esto en un juego de Insominiac, pero Fuse es una cosa muy mediocre y falta de originalidad en la que tan solo destaca un modo cooperativo muy apañado.


%title

    el 01.06.13

 

Especiales