PlayStation 3 y Xbox 360 han vivido demasiado

PlayStation 2 tuvo una vida extremadamente larga, mucho más que las consolas de la década anterior. Ningún otro sistema del mercado pudo hacerle sombra, e instauró una regla para la generación siguiente: el ciclo de vida de una videoconsola debe ser de 10 años. Tanto Sony con PS3 como Microsoft con Xbox 360 la están siguiendo, para bien o para mal.

En realidad, hay cada vez más voces dentro de la industria que opinan que es para mal, y que esta decisión está reduciendo los ingresos de las editoras de software lúdico de forma evidente. ¿Puede estar la longevidad de las consolas relacionada con el decremento en las ventas de juegos en formato físico?

Hace un par de semanas, uno de los directivos de las oficinas occidentales de Square Enix, Julien Merceron, evaluó la idea de que la generación actual sea tan larga como el “peor error” que Microsoft y Sony han cometido en su historia. Comentó que hay muchos desarrolladores que fracasan al intentar desarrollar algo en una generación, por lo que prefieren guardar su esfuerzos para la siguiente. Pero eso no se ha podido hacer en esta ocasión, y ha provocado que lo desarrolladores se vayan a otros sitios a ver si tienen más posibilidades (PC, iPhone, Android…).

Cree Merceron, por tanto, que Sony y Microsoft han ayudado, en gran medida, a hacer florecer a otras plataformas.
En las últimas horas, ha sido Yves Guillemot, presidente de Ubisoft, quien ha declarado estar de acuerdo con la opinión de que la actual generación ha sido demasiado larga. Pero su explicación es distinta.

Comenta el francés que entiende que los fabricantes de hardware no quieran desarrollar nuevas consolas, pues estas son caras. Pero se está penalizando a las desarrolladoras por no tener nuevos sistemas que revitalicen el mercado, y se echan de menos los ciclos de 5 años.

Las consolas nuevas promueven la creatividad. En opinión de Yves Guillemot, es complicado para una empresa arriesgarse a crear una nueva IP para sistemas que tienen ya 7 años. Es por eso mismo que hay tantas secuelas. Y es que, cuando a industria se encuentra en el inicio de una nueva generación, los usuarios están mucho más abiertos a las novedades. Un fin de ciclo es mucho más complicado, los jugadores quieren cosas nuevas, pero se conforman con Call of Duty o Asassin’s Creed, o sea, los juegos que tienen sus amigos.

Parece ya evidente que las third parties no van a apostar por nada nuevo para esta generación. Son, en este caso, Sony y Microsoft, las únicas interesadas en crear nuevas franquicias que mantengan vivas a sus consolas un par de años más. De todos modos, el anuncio de Xbox 720 o de PlayStation 4 parece ya inminente.


%title

    el 23.07.12

 

Especiales