Swarm, cuando lo sencillo se hace efectivo

Por suerte, en el cada vez más superpoblado mundo de los videojuegos siguen apareciendo productos que no pierden efectividad a pesar de su sencillez. Un claro ejemplo de ello bien lo podemos ver reflejado en Swarm, un título que ingresaría en los arcades de plataformas. El desarrollo por su parte ha estado en manos de la gente de Hothead Games, mientras que de la distribución se encarga la firma Ignition Entertainment. Lamentablemente, todavía no hay una fecha establecida para su aparición en las tiendas, aunque se sabe que lo hará durante el transcurso del corriente primer trimestre y podrá ser disfrutado a través de las plataformas Xbox 360, PlayStation 3 y PC.

Como hemos dicho al principio, una de las características centrales de este juego es su marcada sencillez. De hecho, al inicio de cada nivel (que en total llegan a doce) una especie de tentáculo enorme de tonalidad azul hace caer unos cincuenta swarmites. Precisamente estas peculiares criaturas son los principales personajes de la historia. La finalidad estará puesta en recoger la mayor cantidad posible de moléculas de ADN, las cuales se ubicarán dispersas por los sitios más recónditos de los distintos escenarios. Cada vez que consigas arribar a una de las mencionadas moléculas, verás que tu tiempo se multiplica, algo que agradecerás puesto que en la parte superior de la pantalla nos aparecerá una cuenta regresiva que nunca debe llegar a cero. Igualmente, en caso de verte muy complicado con el tiempo, bien puedes sacrificar alguna de tus criaturas, a cambio de valiosos segundos.

Por su parte, el movimiento de nuestro ejército azulado se ejecutará en masa, o sea con todos los soldaditos agrupados y recorriendo los entornos en dirección a lo que nosotros les indiquemos. Claro que, teniendo en cuenta las misiones por cumplir y la supervivencia, podremos hacer que la masa se mueva de forma homogénea, o bien que se extienda. En los niveles no sólo nos toparemos con explosiones o caídas de diversos materiales, sino también con gases venenosos. Será inevitable que estos embates vayan reduciendo nuestro ejército, pero lo importante pasará por llegar al fin de cada capítulo con al menos una de nuestras figuras. Si eres de aquellos que consideran divertido a lo sencillo, entonces no puedes dejar de probar a Swarm, el cual seguramente no te defraudará.


    el 02.02.11

 

Especiales