Análisis de Star Wars: The Force Unleashed

Otro capítulo de la saga Star Wars que pasa de largo. Parece mentira, pero el género más desarrollado por esta guerra espacial, la aventura, es la que peor críticas recibe. Por el contrario, Rogue Squadron, que nos colocaba frente a una nave con un alto nivel de estrategia, o el veloz Episodio I: Racer de Nintendo 64 eran propuestas extraordinarias. Star Wars: The Force Unleashed ha decidido invadirnos en todas las plataformas, y si bien podemos catalogarlo como un juego aceptable, no podemos manifestar otra cosa que la frustración, ante la posibilidad de que podría haber sido mucho mejor.

Tal vez no sea casualidad que en lo personal jamás pude disfrutar de un juego de aventuras de Star Wars, a diferencia de las apariciones en otros géneros, como remarcaba antes. De esta forma, en The Force Unleashed uno se encuentra con pocas opciones de juego, una estructura lineal, un argumento basado en los episodios 3 y 4 de la saga, gráficos más que aceptables, controles que prometen decenas de movimientos de los que terminamos usando dos o tres como consecuencia de la poca diferencia entre el efecto de una acción y otra, y un ambiente global en el que lo más destacado no es otra cosa que la banda sonora.

No, no me gustó demasiado, ¿se nota? Si me preguntan, le doy tres estrellas en cada criterio (siendo muy generoso), y no lo recomiendo a nadie que no le gusten las películas de George Lucas, porque el valor agregado que ofrece The Force Unleashed radica pura y exclusivamente en la emoción de meternos en el mundo de Star Wars.


%title



 

Especiales