Personajes: Shiva (Final Fantasy)

Shiva es una de las invocaciones más recurrentes en la saga de juegos de rol de Final Fantasy, y se ha convertido en una figura de gran poder que ayuda al grupo desde principios de cada aventura.

Su primera aparición data de 1990, en el Final Fantasy III de NES, donde podíamos adquirir su invocación luego de comprar la magia de nivel 2 ICEN.

Shiva

A lo largo de los diferentes títulos en los que apareció, Shiva siempre se muestra como una de las invocaciones más amigables con nuestros héroes, teniendo que enfrentarnos a ella en contadas ocasiones y nunca con malicia, sino como una mera prueba de la dignidad de nuestros héroes.

Ya desde Final Fantasy IV (1991, SNES) se le da a Shiva el título de reina del hielo, y su forma física esta planteada desde el vamos como la de una mujer con piel azulada y control sobre el poder del hielo.

Su ataque característico es el Diamond Dust (polvo de diamantes, que es como también se conoce al ataque de Hyoga, uno de los caballeros del zodíaco más populares) que es especialmente eficaz contra enemigos de fuego.

En Final Fantasy V (1992, SNES) por primera debemos luchar contra ella, luego de encontrarla en los pasillos secretos del Castillo Walse pero para su siguiente aparición, Final Fantasy VI (1994, SNES) sería la que evitará el conflicto entre los Esperes (guiados por Ifrit) y el grupo de Terra y compañía, en la Fábrica Magitek.

Las siguientes apariciones de Shiva serán más sencillas, requiriendo simplemente la obtención de alguna joya, como la Opal en Final Fantasy IX, o como criatura asignada desde el principio a nuestro personaje, como es el caso de Squall Leonheart en Final Fantasy VIII.

Es, junto a Ifrit y Bahamut, uno de los Espers/Eidolons/Invocaciones más populares y recurrentes de la saga, y su poder, pese a no ser uno de los mejores una vez que la partida sigue su curso, se vuelve una de nuestras armas más habituales.


%title



 

Especiales