Análisis de Zelda Spirit’s Track

El joven e imperecedero Link regresa a las consolas de Nintendo, y en esta oportunidad más particularmente a la NDS, con un título que continúa con lo visto en Phantom Hourglass y promete una nueva dosis de acción, aventura y RPG al estilo Zelda.

La demo exhibida en la Game Developers Conference muestra a Link a bordo de una locomotora, y parece que ese medio de transporte será el más utilizado a lo largo del título. Los mini juegos del comienzo de la partida, donde aprendemos a usar el Stylus y la forma de recorrer los diferentes mapeados con la locomotora, son una muestra de la jugabilidad que tendremos en este nuevo Zelda: Spirit Tracks.

Así como en la entrega anterior, Phantom Hourglass, utilizabamos el Stylus para trazar los recorridos de nuestro bote, en esta oportunidad tendremos que chequear la velocidad de nuestro vehículo, evitar descarrilarnos y llegar de un punto a otro en el menor tiempo posible.

the-legend-of-zelda-spirit-tracks

Las bifurcaciones, que se muestran convenientemente en el mapa en la pantalla superior, y los obstáculos de las vías son lo más importante a tener en cuenta durante las fases de conducción.

La colaboración de calabozos en Spirit Tracks incluye la aparición de phantom (espíritus) que colaborarán con Link, ya sea ayudando en combate o resolviendo puzzles a los cuál nuestro héroe no pudiera llegar.

Finalmente, otro aspecto importante a destacar en la nueva aventura de Nintendo es la de los jefes finales. Enormes, algunos ocupan ambas pantallas de nuestra DS, con debilidades específicas y con una gran demanda de atención para derrotarlos sin ser heridos.

The Legend of Zelda: Spirit Tracks vuelve a demostrar las razones por las cuáles el ¿elfo? Vestido de verde tiene tanto éxito en la industria, diversión, jugabilidad y muchas aventuras en un mundo fantástico y con un apartado gráfico en 3D que exprime hasta lo último la capacidad de nuestra portátil.


%title



 

Especiales