Análisis de DragonBall Evolution

DragonBall, la popular serie anime y manga de Akira Toriyama que conmovió al mundo allá por 1986 que aún hoy en día sigue dando que hablar, llega a la PSP con una adaptación de la película estadounidense más reciente, el fracaso cinematográfico del año.

DragonBall Evolution es un título de pelea en 2D, que adapta la película de James Wong a UMD y nos ofrece un experiencia muy triste en la que podemos pelear con personajes que, inspirados en los famosos peleadores de DragonBall, han perdido toda su esencia, pero esto es culpa de la película, ya que el juego adapta de manera fiel la asquerosa cinta cinematográfica.

Llama la atención que el grupo encargado del juego allá sido Dimps Corporation, los mismos que se encargaron de la adaptación a consolas de Street Fighter IV, pero el resultado final esta a la vista: un juego gráficamente obsoleto, con escenarios vacíos, personajes con un diseño chocante y mecánicas de juego limitadas y sosas.

dragon-ball

Si bien las técnicas y golpes son variados, el juego solo nos exige una táctica para ganar: presionar continuamente el mismo botón. Todos los combates pueden ganarse mediante la pulsación constante del triángulo, o del cuadrado en su defecto.

La cantidad de personajes en DragonBall Evolution también es muy limitada, una palabra que utilizaremos mucho al jugar este título ya que se aprecian restricciones en casi todos los aspectos, y con una plantilla de 11 peleadores, todos controlados con las mismas secuencias de botones, la experiencia se torna aburrida y torturante.

Los modos de juego incluyen Historia, que sigue el relato de la película, Arcade, donde vamos peleando con un mismo personaje contra una serie determinada de oponentes, Misiones, donde se nos presentan algunos retos como vencer enemigos con un ataque especial, entre otros, y el Modo Supervivencia, que nos insta a sobrevivir oleadas de enemigos con una sola barra de energía.

Corto, con malos gráficos y una jugabilidad inexistente, los fanáticos de DragonBall deberían mantenerse alejados de Evolution.




 

Especiales