¿Quieren los usuarios innovación?

¿Los usuarios demandan innovación? ¿De verdad se interesan porque la industria avance y surjan ideas nuevas? ¿Quizás prefiera ir a lo seguro y no arriesgar su bolsillo? Estas preguntas me rondan últimamente la cabeza y hoy vengo a intentar plasmarlas lo mejor posible en una hoja de papel digital. Ante todo me gustaría comentar que este escrito contiene valoraciones personales, es una reflexión (por eso está en esta sección) y, por ello, debería ser tratada como tal, quizás haga generalizaciones pero reconozco perfectamente que hay excepciones.

wallpaper_mirrors_edge_01_1600

Hemos visto a lo largo del último año una tendencia, quizás, preocupante. Juegos que intentaban aportar ideas revolucionarias, imprimir en el jugador sensaciones nunca antes vistas, gracias a la nueva generación esto era posible, pero, ¿han sido aceptados? En parte diría que no, hemos visto grandes e innovadores juegos como Mirror’s Edge o Dead Space no obtener las ventas que esperaban, a pesar de la gran campaña publicitaria, su calidad o la inversión realizada. En cambio, otros títulos como Gears of War 2 o Halo 3 han vendido como churros. No digo que sean malos, ¡en absoluto! Pero hay que reconocer que no aportan nada nuevo a lo ya visto.

¿Cuáles son las causas de estos “problemas”? A priori diría que veo dos facciones. Los usuarios y las compañías. Comentemos el caso de los primeros. El usuario medio al que nos referimos es un chaval joven, de escaso poder adquisitivo y con alguna que otra afición más. Si tiene que gastarse de 50 a 60 euros o dólares en un juego va a pensárselo muy bien antes de sacar los billetes. Es comprensible que prefiera no arriesgarse a comprar una apuesta nueva y extraña y que acabe llevándose lo mismo de siempre: el GOW, el Halo o el Need for Speed de turno.

Si nos ponemos en la piel de las desarrolladoras/distribuidoras vemos otro panorama, aunque también es cuestión de dinero (como muchas cosas, desgraciadamente, en esta vida). Debemos conocer el contexto, estamos en medio de una crisis financiera, no hay lugar para los fallos. Para las compañías es preferible reutilizar la tecnología y producir contenidos que saben que van a funcionar, los de siempre. Lanzar al mercado algo nunca antes visto es una apuesta arriesgada que puede fallar y llevar a una gran compañía al borde de la quiebra.

Así, pues, vemos que es un poco “la pescadilla que se muerde la cola”. Personalmente creo que debemos hacer caso a la prensa especializada y objetiva en cuanto a sus valoraciones y apoyar a las compañías que se arriesguen lanzando un producto de calidad e innovador como Dice y EA con su Mirror’s Edge, por ejemplo. ¿Qué pensáis vosotros?


%title

    el 23.06.09

 

Especiales