Juegos para móviles: amor y odio

La interesante encuesta sobre los juegos para móviles nos lleva un buen tiempo, no? Pues bien, decidimos darla por finalizada de una vez por todas para exponer un nuevo interrogante, y de esta forma, analizamos los resultados, que han sido chocantes, en el sentido de que las opciones más votadas hacen referencia a los extremos. Un 23% votó que le encantan los juegos móviles, y un 38% dijo que no le gustan, y si bien ésta corresponde a la mayoría, luego tenemos un 19% al que le gustan (pero sin llegar a que les apasionen), y un 19% al que le da lo mismo. Por lo tanto, se observa que existen dos claros extremos, y esto es consecuencia del uso que se le da al celular.

encuesta-moviles

En lo personal, me llevó mucho hacerme de mi primer celular, hasta que me compré un V3 Black, el cual tuve durante un par de años. En aquél móvil jugué muy poco, y apenas con los títulos que venían por defecto (me acuerdo de un juego de tipo arkanoid). Después, mejoré a un Blackberry 8320 Gold, con conexión a Internet, mail y todo, y a pesar de eso, tampoco me enganché con esto de los juegos móviles. ¿Por qué? Creo que el diseño de los teclados es lo que más me bloquea a motivarme en este terreno, porque en mi vida gamer he tenido varias consolas portátiles, como una Game Boy Color con la que jugué una y otra vez a Zelda Link´s Awakening. O sea, el tamaño de la pantalla no me significa un problema, pero sí el teclado, a tal punto que me molesta jugar desde el móvil porque me siento limitado y con poca velocidad de respuesta ante ataques enemigos.

De esta forma, yo estoy entre aquellos a los que les resulta indiferente esto de los juegos móviles. No sé, tal vez le falta tiempo a este mercado, que podría ganar adeptos con el fenómeno de iPhone, y un Metal Gear Solid Touch pensado específicamente para este dispositivo, donde los botones y acciones se basan en el tacto sobre la pantalla, como lo interactúa la DS. Tal vez ahí sí logren convencerme (ustedes saben que soy un fan a muerte de Metal Gear), pero igualmente, aún con el iPhone, no existe celular que reemplace a una consola portátil, ya sea Nintendo DS o una Sony PSP, y ya conocemos la historia fallida de N-Gage, o hace falta recordarle. El móvil y los juegos mantienen una relación de amor-odio muy particular.


    el 22.05.09

 

Especiales