Bionic Commando, el regreso de un mito con mucho gancho

bionic_commando1

En los próximos días llega a las estanterías de todo el mundo un juego largamente esperado por los jugadores que, a finales de los años ochenta y principios de los noventa, quedamos cautivados con un título que poseía una jugabilidad endiablada. Os hablo de Bionic Commando, la tercera parte de una inesperada trilogía que se inició en los salones recreativos allá por 1987 y dio el salto en su secuela —la que realmente nos encandiló cuando éramos niños— para la NES de Nintendo al año siguiente. Ahora, gracias al buen hacer de GRIN Studios, tendremos la oportunidad de controlar a Rad Spencer, un bionic commando falsamente acusado por el gobierno que intentará lavar su imagen evitando la invasión de un grupo terrorista llamado BioReign. Una aventura en tercera persona que hará las delicias de cualquier aficionado a los videojuegos.

El que es obviamente el factor clave en éste y todos los juegos de la franquicia, el brazo biónico —que se alarga implantado a nuestro personaje—, toma en esta entrega más protagonismo que nunca, adquiriendo numerosas funciones nuevas. Entre ellas, además de ayudarnos a colgarnos de ramas de árbol o estructuras altas para alcanzar ciertas zonas o movernos con mayor rapidez, existe también la posibilidad de recoger objetos y tirárlos contra nuestro enemigos, o incluso agarrarles, levantarles por los aires y lanzarles violentamente contra el suelo u otras maniobras de ejecución bastante imaginativas.

Pero lo que más llama la atención en Bionic Commando es el hecho de que Capcom haya decidido incluir un modo multijugador que promete ser de lo más divertido. En él se nos situará en mapas cerrados junto con otros jugadores a los que deberemos eliminar como buenamente podamos, dando lugar a trepidantes persecuciones por azoteas, edificios en ruinas o junglas en las que encontraremos ítems que nos mejorarán la salud, el escudo u otorgarán nuevas habilidades a nuestro poderosísimo brazo biónico.
bionic_commando2

En el apartado gráfico se ha puesto mucho empeño en crear unos entornos ricos en detalles y que acentúen la sensación de profundidad y grandiosidad mientras surcamos los aires balanceándonos de un lugar a otro. Sin embargo, la calidad visual del modo campaña individual perderá enteros cuando decidamos jugar en modo multijugador, ya que el motor gráfico altera algunas variables para no perder fluidez con varios jugadores en pantalla.

Aún así, Bionic Commando promete ser una más que digna resurrección de un clásico mayúsculo, adaptado a los tiempos que corren y con unos valores de producción que sólo estudios con talento e ilusión por su trabajo como GRIN son capaces de implementar en sus juegos.


%title

    el 09.05.09

 

Especiales