¿Sustituirán los teléfonos móviles a las portátiles?

Es un tema que llevo pensando desde hace mucho, esto se remonta unos años atrás. Hará unos 6-7 años fui a una feria de tecnología donde una japonesa nos enseñaba un móvil a color (en España no habían llegado aún) con el juego Space Invaders. En ese momento era algo que nos dejaba sin palabras… Pero actualmente existen juegos 3D con calidad similar a la de la primera PlayStation.

Todo esto viene a cuento de que gracias a que los juegos para móvil valen menos, cada vez hay más ventas, y esta industria va en aumento.

A esto se le puede sumar lo útil que resulta llevar juegos en el mismo aparato que llevamos para mandar mensajes y llamar a otros. Esto es algo que las compañías saben muy bien. Particularmente me gusta saber que mientras viajo en transporte público tengo algunos de mis juegos preferidos en el móvil para pasar el trayecto entretenido. Pero admitámoslo, las consolas portátiles son las que mejor aprovechan la tecnología, su batería está hecha para aguantar, y eso es lo que importa, que una consola portátil dure 10-15 horas como mínimo es lo que se le pide.

Aún recuerdo el batacazo que se pegaron Atari Lynx y Game Gear, dos portátiles que consumían 6 pilas en unas 6-8 horas, que no pudieron hacer frente a las más de 20 horas de Game Boy con 4 pilas. Los móviles, al usarse también para llamar, consumen mucha batería, si a eso le sumamos que cuando ponemos un juego se hace uso constante de la luz que emite la pantalla del teléfono, un móvil para jugar no nos durará más de 6 horas siendo generosos.

Últimamente veo más y más gente con su iPhone por aquí y por allá (y su hermano pequeño, el iPod Touch, el cual permite bajar los mismos juegos que funcionan en el iPhone), de ahí que piense si al final las compañías dejarán de lado las portátiles. A mí me gustan más las máquinas enfocadas a los videojuegos sobre todo. Si tiene añadidos como la PSP (o la próxima DSi) pues perfecto, un sitio más donde poder ver música, videos, fotos, o navegar por Internet. Y todo ello con una buena autonomía.

Por eso, aunque no tengo respuesta para solucionar la incógnita, me gustaría pensar que seguirá existiendo una consola portátil (o dos como es el caso de DS y PSP) con la que pasar un buen rato sin complicaciones.


    el 04.01.09

 

Especiales