Adicción a los juegos: Tu experiencia

Ningún exceso es bueno. No es bueno ir al gimnasio dos veces al día, no es bueno entrenar todos los días para un equipo de fútbol o en otro deporte, y tampoco es bueno pasarse horas y horas frente a la pantalla para terminar un juego. Yo confieso que era de esos que, hasta no terminar un título, no podía despegarme del mismo, y en consecuencia pasaba a veces noches sin dormir para convertirme en un zombie a la mañana siguiente. Esto me pasaba cuando tenía… 12 ó 13 años creo…. y obviamente que era en ciertos casos, con juegos muy buenos y a la vez difíciles. ¿Está bien dejarse atrapar tanto por un juego? Por supuesto que no.

En general, los juegos cada vez son más complejos, y cada vez nos exigen más de nosotros, porque aparecen más elementos en pantalla, porque los argumentos son más profundos, porque los enemigos son más inteligentes… No es nada fácil llegar al final de títulos de aventuras, nunca lo fue, y ahora la cosa se hace aún más difícil en muchos casos. En ese sentido, estoy ansioso por ver lo que hará la gente de Square Enix con el nuevo Final Fantasy, porque cada capítulo de esa saga me suponía un gran desgaste, por lo largo del desarrollo, sin mencionar la dificultad.

Cuando uno lee que una persona murió jugando un videojuego, o que sufrió un desmayo (para no ir a lo extremo), hay que entender que es la consecuencia de jugar en exceso, es decir, más de lo que nuestro cuerpo es capaz de soportar.

Por eso, es que yo estoy en contra del sistema de logros de 360, que resulta una locura de la forma en la que está basado premiando a partir de objetivos totalmente excesivos en numerosos casos. Lo mismo pienso de la implementación de los Trofeos en PS3, que intenta copiarle -un poco nada más- a 360.

En GuiaMania hemos tocado muchas veces el tema de la adicción a los videojuegos, aunque en este caso me gustaría que compartiéramos experiencias personales, tal como yo conté la mía al principio de la nota.


%title

    el 22.11.08

 

Especiales