Phoenix Wright: Trials and Tribulations, el genial último episodio

Aquí lo que pasó fue que se armó una gorda. Tuvimos las dos primeras entregas de Phoenix Wright, vino la cuarta, y ahora aterriza la tercera parte: Phoenix Wright: Trials and Tribulations. Seguro que muchos usuarios de Nintendo DS la esperaban con fervor, pues bien, los chicos de Capcom han hecho sus deberes y este título no decepcionará a nadie.

Encarnamos, de nuevo, a Phoenix Wright, el aguerrido y excepcional abogado capaz de resolver cualquier caso que se le presente. Este es el capítulo final de la saga y, como está mandado, al final se descubren todos los secretos que se llevan arrastrando desde el comienzo. A lo largo del título habrá saltos temporales que nos irán desmenuzando poco a poco el argumento, manteniendo, en todo momento, la tensión a través de sorprendentes giros de guión.

Si por algo destaca el juego es por la genialidad de su trama, además es la baza más fuerte con la que puede jugar. Hay que decir que está realmente bien conseguida y logrará hacernos creer un abogado al más puro estilo Shark.

Gráficamente es otro cantar ya que se presenta exactamente igual que el resto de las entregas. Personajes y escenarios planos, detallados y muy coloridos. Es correcto a pesar de la nula evolución. No obstante, no me imagino un Phoenix Wright en tres dimensiones, con lo que, imagino, Capcom ha tomado la decisión correcta.

El sistema de juego se divide en tres partes. La primera es la presentación del caso, un crimen horrible y todo apunta a una persona a la cual deberemos defender debido a su inocencia. En la parte siguiente será necesario recopilar pruebas e interrogar testigos para preparar el caso. Finalmente, en la tercera fase debemos defender a nuestro cliente en el juicio. Para ello escucharemos el testimonio de los llamados a declarar procurando encontrar incoherencias entre su discurso y las pruebas presentes. A veces se hace realmente difícil, ya que dichas incoherencias son casi imposibles de percibir y hay que presionar mucho a los testigos para que canten. Para los que ya lo conozcan que sepan que el sistema no ha variado en absoluto y se muestra continuista.

En lo referente al apartado de audio, poco se puede decir, excepto que las melodías (muchas recuperadas de entregas pasadas) se hace harto repetitivas, bien podrían haber incluido más. Por lo demás son correctas y se adaptan al momento y a la tensión.

Como conclusión decir que nos encontramos ante un genial juego de Nintendo DS que encantará a los seguidores de la serie. Quien no haya jugado a los anteriores, debería empezar por el primero ya que es importante seguir la trama, además la calidad del título no varía. Vamos, que la saga es una compra obligada para los poseedores de una NDS.


%title

    el 01.10.08

 

Especiales