¿Por qué Rock Band es un «must» este verano?

Cuando eres gamer y tienes muchos amigos, siempre estás en busca de “aquel juego” que hará de las reuniones acompañadas de comida chatarra y bebidas a destajo algo especial, inolvidable y por supuesto: participativo. Sin duda alguna la gente de “Harmonix” pensó en todo esto cuando concibió la idea de “Rock Band”.

Siguiendo el legado de los juegos de música (popularizados por DDR y haciendo de “Guitar Hero” el exponente más reciente), Rock Band nos trae un pack bastante completo para hacer de el juego una experiencia única. El paquete especial incluye una batería a base de 4 tambores y sus correspondientes palillos, una guitarra especial (similar, pero no idéntica a las de Guitar Hero), un micrófono USB de gran calidad, un hub USB para conectar 4 instrumentos y por supuesto el juego (versión PS3 o Xbox360 según sea el caso).

Tengo la posibilidad de disfrutar de dicha edición y solo puedo decir: increíble. Realmente el juego es tremendamente adictivo y, aunque falta una guitarra (la que haría de bajo en la banda) el título de Xbox360 es completamente compatible con el controlador similar de Guitar Hero. Cuando disfrutas del título te das cuenta que es casi como tener 4 juegos en uno y la razón es simple: cada instrumento que tienes conectado (cuando juegas solo) tiene su propio personaje (que debes crear), sus propios marcadores de puntaje y sus propios retos. Esto incluye al micrófono que convierte al título en una suerte de emulador de clásicos como “Karaoke Revolution”.

Pero el fuerte del juego es sin duda el multiplayer. Juntarse con otra persona (una batería y una guitarra, un par de guitarras, o un instrumento y un vocalista) ya es entretenido. Pero lograr estar junto a 3 amigos (2 guitarras, batería y canto) es realmente un deleite que hace olvidar lo costoso del pack y simplemente agradecer poder disfrutar de tan buena diversión electrónica de la nueva generación. Además durante la partida existirán los «solos» donde un instrumento tendrá una participación activa mientras que el resto del equipo lo podrá apoyar o simplemente dejar que el jugador se desenvuelva frente al público delirante.

El juego además cuenta con sonido Dolby Digital (requiere equipo compatible y ser activado en el menú del juego) que al utilizarse y tener la configuración de parlantes adecuada, crea un ambiente de concierto dentro de la habitación digno de una película futurista. Tal vez el único “punto bajo” del juego es su calidad gráfica que, sin ser mala, es ligeramente inferior a su par más directo: Guitar Hero III.

Con contenido descargable (canciones, canciones y más canciones) a través de Xbox-Live o PSN (según sea el caso), “Rock Band” es un juego obligatorio para los amantes de los videojuegos. Realmente marca un punto difícil de superar por los futuros títulos musicales, sin embargo está lejos de ser un juego desechable por aburrimiento ya que no solo requiere de gran coordinación o un mediano talento vocal (nada difícil, soy un pésimo cantante e igual obtuve una nota decente), sino que como comencé este texto: con amigos es simplemente de otro mundo. Sin duda Rock Band es EL juego musical del año. Un deber probarlo (ojalá con otros 3 amigos) y un crimen jugarlo con volumen bajo.


%title

    el 27.12.07

 

Especiales