Bladestorm: The Hundred Years War, guerra en nuestro TV

Omega Force y Koei han intentado recrear la Guerra de los Cien años, conflicto que enfrentó a Francia e Inglaterra entre 1337 y 1453, en el juego Bladestorm: The Hundred Years` War, pero no han logrado hacerlo de la manera más fiel en pos de darle un nivel adecuado de entretenimiento para la media de los consumidores.

Como resultado de este trabajo surge un juego de acción y estrategia en el que podemos jugar para cualquiera de los dos bandos y podremos controlar directamente a nuestras tropas.

Al comienzo del juego deberemos elegir las características básicas de nuestro personaje (como por ejemplo su sexo) y luego continuar con su configuración durante la aventura. Aunque en un principio son pocas las características configurables, se extienden mientras jugamos accediendo a una taberna, donde por ejemplo podremos acceder a nuevas misiones o soldados para nuestro bando. A medida que nuestro jugador suba sus características, las tropas lo harán en proporción, lo que es importante al nivel estratégico, para saber que habilidad nos conviene incrementar para encarar el resto de las misiones.

Para acceder a las misiones debemos establecer un contrato, en la taberna que antes mencionamos, con los guerreros que se nos unirán de acuerdo a lo que les ofrezcamos. En el caso de que fracasemos en la misión, deberemos comenzarla nuevamente realizando el contrato, lo que hace que el juego se torne denso si perdemos alguna misión extensa o difícil, o en el caso de las misiones cuyos objetivos son muy similares o directamente los mismos, tener que iniciar nuevamente todo es algo aburrido.

Aunque podremos compartir batallas junto a personajes históricos reales, como decíamos la línea histórica no ha sido respetada del todo para darle al juego posibilidades más amplias de estrategia y diversión, por ejemplo con diferentes tipos de soldados cada uno con determinada especialidad, arqueros, espadachines y magia.

Para controlar a los soldados, pulsando el stick atacarán a los rivales más cercanos y deberemos elegir que tipo de ataque utilizar o si debemos defendernos. Si deseamos mover una tropa, esta no debe estar ocupada con ningún objetivo.

Lamentablemente la inteligencia artificial de los guerreros no es el punto fuerte del juego. De esto resulta que en ocasiones los soldados reaccionen de manera errática, a veces para nuestro beneficio, y otras no tanto 😉 .

En cuanto a gráficos es de un nivel medio, para ser un juego de la nueva generación, ya que por ejemplo los soldados no tienen una definición detallada y han sido desarrollados bajo un molde específico, cual simpatizantes en un estadio del PES, jeje.

A pesar de estos defectos puede resultar un juego interesante, sobretodo para los seguidores de este estilo. Estar al mando de todo un ejército tiene su atractivo.


%title

    el 02.12.07

 

Especiales