Spore, para el dios que todos llevamos dentro

Spore es la culminación de los sueños de un hombre que comenzó creando un simulador de manejo de una ciudad. Este hombre es Will Wright y es la personificación de lo que debe ser un diseñador de videojuegos.

Muchos, y es muy dudoso que sea mas de uno, son los que han probado al menos un juego de su gran saga: The sims, Simcity, y es común escuchar que estos juegos sigue siendo estándares de ventas aun a pesar de tener ya algunos años en los estantes.

Como bien se sabe estos juegos han sido los primeros en desarrollar un tipo de juego donde uno se encarga de administrarle la vida a una ciudad o una persona en particular, la mecánica básica de estos juegos han demostrado que lo complejo no tiene que ser elitista, esto ha sido demostrado con sus altos índices de ventas y el mercado tan gigantesco que acaparo The sims en su primera entrega.

Y bueno, todo esto no podría hacer ni un poco de honor a la gran trayectoria de un hombre que comenzó creando un simulador de una ciudad y culmina, hoy día, con la administración de un universo desde sus orígenes hasta el final del mismo.

Spore es un juego donde se debe llevar de la mano a una especie unicelular que deberá pasar por todos los procesos de adaptación a los que se ven sometidos los seres vivos y a partir de un pleno desarrollo nos veremos cabalgando en la carreta de la evolución en dirección desconocida.

El juego posee un marco de posibilidades infinitas, puesto que el ser creado obtendrá características físicas, fisiológicas y biológicas únicas de acuerdo a la dirección que el usuario le haya puesto a su especie durante su primer perdió de evolución.

Dado que el reto es proliferar y convertirse en la especie dominante, nos veremos en la necesidad de mejorar nuestras capacidades adaptativas de manera cuidadosa, puesto que no somos los únicos en pos de ese objetivo. Todas las demás especies con las que convivamos tiene la posibilidad de ser nuestros depredadores naturales o nuestro alimento diario.

Y cabe destacar que el motor grafico de juego tiene una capacidad impresionante para generar modelos de la nada, puesto que no es sencillo crear un objeto con la cabeza en donde comúnmente esta el tórax y que de su boca salgan 3 piernas y además darle un movimiento natural y creíble.

Aun es muy pronto para augurar cosas, sin embargo es un juego del que espero muchísimo y que me tiene con la baba en el suelo. Se tiene previsto para mediados del 2008.


    el 29.08.07

 

Especiales