Expandiendo el universo de Dead Space

Son muchas y muy variadas las formas de instalar una nueva franquicia en la industria, o sea como hacer que el gamer, ya acostumbrado a jugar juegos con personajes y licencias ya establecidas, fije su atención en otro, hasta ahora completamente desconocido. Esto definitivamente no es una tarea sencilla, principalmente porque es muy difícil lograr que una persona que consuma juegos con normalidad le genere interés historias, personajes y mecánicas de juego que no había visto antes. Son muchas las maneras que aplican las empresas desarrolladoras, dependiendo de su importancia y presupuesto, para lograr este objetivo, y uno de los caminos más factibles, y definitivamente más costosos, es ampliar el universo del juego más allá del título en cuestión.
En 2008, Electronic Arts lanzó a la venta Dead Space, un juego de acción y terror ambientado en universo de ciencia ficción. El título contaba la historia de un ingeniero espacial, Issac Clarke, quien debía escapar de una nave minera (USG Ishimura) infestada de unos horrorosos y sanguinarios seres, llamados necromorphs. Más allá de que Dead Space era un juego muy bien logrado, sobre todo a nivel jugabilidad, todo su intrincado argumento era muy complejo y dejaba mucha tela para cortar. No nos olvidemos que la intención de EA era hacer que Dead Space se convirtiera en una nueva saga famosa, con muchas continuaciones, como por ejemplo Gears of War o Mass Effect, por mencionar algunos otros casos recientes y exitosos. La manera que empleó EA para lograr hacer crecer la historia de Dead Space en popularidad fue lanzar una serie de producciones audiovisuales que oficien de puente entre los dos primeros juegos de la serie. Primero se lanzó Dead Space: Downfall, una película de animación, cargada de violencia y sangre como presenta el juego, que nos muestra los eventos previos al comienzo del juego, contando el inicio de la invasión necromorph en la Ishimura. A esto le siguió Dead Space: Extraction, un juego para Wii que tenía la mecánica de disparos sobre ríeles, género clásico de los arcades. El título también ofició de precuela, centrándose en un grupo de personajes habitantes del planeta Agis VII, donde orbitaba la Ishimura, quienes buscan huir de los sanguinarios monstruos.
Hace un par de semanas fue lanzado Dead Space 2, siguiente capítulo de la historia de Issac Clarke, quien esta vez combate a los necromorph dentro de una enorme estación espacial, llamada Sprawl. Pero conjuntamente con el lanzamiento del juego también se lanzó una nueva película de animación, Dead Space: Aftermath, que se ubica en el medio de los dos juegos, explicando como la amenaza necromorph llegó a dicha estación espacial. Todas estas producciones audiovisuales son de gran calidad, y ayudan mucho a meternos de lleno en la interesante historia que plantea esta nueva saga de Electronic Arts.


    el 13.02.11

 

Especiales