EA revive la polémica por los controles con sensor de movimiento


Los controles con sensor de movimiento, además de estar cargados de campañas de marketing para promocionarlos, llevan a su cuesta una enorme polémica, que se instaló desde que la Wii, con su por entonces revolucionario Wiimote, salió al mercado. Dicha polémica está instalada en el siguiente interrogante: ¿en un futuro (cercano o no), los controles con sensor movimiento reemplazarán a los convencionales? Un jugador de los denominados hardcore podría pensar que esto nunca va a suceder, principalmente porque los controles convencionales están muy vinculados a los cimientos mismos de la mecánica de controles de la mayoría de los videojuegos, algo que los controladores con sensor de movimiento no podrán reemplazar jamás. Sin embargo, si le preguntáramos a un jugador más propenso a nuevas tendencias dentro de la industria, él podría aseverar que, tranquilamente, ningún pad tiene ni exclusividad de por vida, ya que por ejemplo, la Wii ha demostrado que se pueden combinar los dos tipos de controles. Mediante el combo de Wiimote + Nunchuk, la consola hogareña de Nintendo le ha presentado a todos los gamers más hardcore que tranquilamente pueden jugar a juegos de corte más “serio” mediante un control que reproduzca en pantalla los movimientos que hagamos con un brazo, mientras utilicemos el stick del Nunchuk para mover al personaje que controlemos.
Con respecto a las nuevas tecnologías incorporadas en materia control de movimiento, Microsoft Kinect y PlayStation Move, todavía están un par de peldaños por detrás de lo que ha conseguido Nintendo con Wii, con excepción del juego de baile Dance Central para Xbox 360 que opera con Kinect. Sin embargo, ambas empresas han prometido nuevos y revolucionarios juegos, para todo tipo de públicos, que incorporarán estos controladores.
¿Pero qué tiene que decir la industria misma al respecto de esta polémica? Bueno, fueron varias las voces que se pronunciaron, muchas a favor y muchas en contra, pero una de significativo peso dentro del sector (John Riccitello, CEO de Electronic Arts) no quiso dejar la oportunidad de opinar al respecto. “Mucha gente me preguna si los controles tradicionales serán reemplazados por los controles por movimiento. No lo creo”, afirmaba Riccitiello en una entrevista concedida a IndustryGamers. “Creo que habrá géneros basados en la gestualidad que serán jugados mejor así. Juegos de baile, de música, de ejercicio. Me resulta difícil imaginar un juego de entrenamiento personal controlado con los pulgares”, explicaba.
Con respecto a la posible implementación de estas tecnologías en franquicias establecidas, y de corte más hardcore, el titular de EA no se anduvo con vueltas: “Me cuesta pensar que voy a jugar a una futura edición de Medal of Honor, Call of Duty o Battlefield escondiéndome tras el sofá, simulando una pistola con mis dedos”, exponía. Y sobre títulos de carreras, “he intentado conducir con controles basados en la gestualidad, y realmente no me gustan”, finalizó. Esto no quiere decir que EA no apoye los controles con sensor de movimiento, simplemente que, a juzgar por lo que dice su más importante directivo, la empresa no la ve como la única opción, ni ahora ni en un futuro lejano.


    el 05.01.11

 

Especiales