Medal of Honor, ahora criticado por británicos

Hacia fines de la semana última ya habíamos hablado aquí acerca de un título bélico que había sido criticado por un ex soldado norteamericano a raíz de la inclusión en él de una facción talibán. Pues bien, en esta ocasión el mismo juego de guerra volvió a ser el blanco de los reproches. Nos referimos a Medal of Honor, el cual ha sido atacado por el Secretario de Defensa del Reino Unido, Liam Fox. Claro que ante este embate, como era de prever, desde la propia Electronic Arts ya han salido a responderle mediante un comunicado.

Antes de que la compañía recientemente mencionada sacara a la luz su escrito, Fox había declarado que se encontraba no sólo asqueado, sino también enfadado. Según su punto de vista, resulta muy difícil creer que un ciudadano de su mismo origen pueda llegar a adquirir un título tan antibritánico. Ante ello, no dudó en pedirles a los comerciantes del rubro videojuegos que prohíban el producto, demostrando con esa acción su apoyo a las fuerzas armadas británicas.

Luego de semejante ridiculez (se hace difícil encontrar otro adjetivo calificativo para tal pedido), los directivos de Electronic Arts decidieron dar a conocer su postura. El comunicado dice que en el rubro de los videojuegos el combate multijugador es una opción veterana, en la cual los usuarios integran uno de los dos bandos que son parte del conflicto. Además, recuerda que son muchos los títulos que permiten a los gamers ponerse en la piel de enemigos terroristas, o incluso nazis. A ello agrega que en los mapas multijugador se podrá ser parte tanto del bando talibán como de las fuerzas norteamericanas. Y lo que es más importante, deja bien en claro que Medal of Honor no deja que los usuarios liquiden a soldados británicos. La razón es muy simple, las tropas de esa región no aparecen en el título.

Por otra parte, también desde ELSPA (Entertainment and Leisure Software Publishers Association) han dado a conocer su sentencia sobre el tema. Su director, Michael Rawlinson, consideró que de ninguna manera tendría que relacionarse el apoyo a las tropas en servicio con los comerciantes de videojuegos. A su vez que se mostró disgustado porque, en ciertas ocasiones, los juegos legales lamentablemente pueden resultar ofensivo para cierta gente.


    el 25.08.10

 

Especiales