Análisis de Zelda: Twilight Princess – Wii

No hay palabras para describir la saga de Zelda. Uno se queda asombrado por las imágenes que se cruzan frente a sus ojos, y cada nuevo capítulo repite estas conclusiones. Creo que no existe un Zelda que podamos calificar de malo, ni siquiera las entregas especiales que vieron alterado al diseño de Link y su mundo. En Zelda: Twilight Princess apreciamos la consagración absoluta de la serie en el terreno tridimensional, y es que creo importante marcar una diferencia generacional que se impuso en Zelda a partir de su aparición en Nintendo 64, revolucionando entornos en 2D para desarrollar escenarios fantásticos. Lo que sí hay que advertir de Twilight Princess, así como de cada aventura de Link, es que los puzzles requieren -a veces- de una imaginación extrema, y es que para avanzar por ciertos pasajes debemos realizar tareas que jamás se nos ocurrirían, razón por la cual muchos jugadores terminan pidiendo a gritos por una guía.

Video con una agradable música para recorrer este título


%title



 

Especiales