Personajes: Liu Kang (Mortal Kombat)

Liu Kang es uno de los protagonistas originales de Mortal Kombat, y ha tenido siempre una gran importancia en la trama que se desenvuelve en esta saga de juegos de pelea, por lo cuál desde GuiaMania hoy le dedicamos nuestra sección de personajes.

Como uno de los mejores guerreros del Earthrealm (Reino de la Tierra), siempre ha sido una amenaza para los planes de Shao Kahn y su hechicero, Shang Tsung, al que derroto en más de una ocasión.
166961_main

Miembro de la sociedad del Loto Blanco de monjes Shaolin, Liu Kang es enviado durante el primer juego a derrotar a Shang Tsung y devolver la victoria en Mortal Kombat a los humanos. Derrotó al poderoso guerrero Goro y luego al mismísimo Tsung utilizando su poderosa Patada Voladora (su grito es uno de los clásicos del mundo de los videojuegos) que le fuera enseñada por el maestro Bo’ Rai Cho (borracho no, no valen chistes).

Durante los eventos de Mortal Kombat II las fuerzas Tarkatan del emperador Shao Kahn acaban con muchos de los aliados de Liu Kang y el decide viajar al Outworld para vengarse, acompañado por Raiden, Kung Lao, Sub-Zero (el hermano menor del original, asesinado por Scorpion), Johnny Cage y Jax, entre otros.

Al final Liu Kang se enfrentará nuevamente a Shang Tsung (con poderes y juventud renovada), a Kintaro y al mismísimo Shao Kahn, pero pese a derrotarlos la retirada y puesta en marcha de la invasión daría pie al Mortal Kombat 3.

En los posteriores juegos,Mortal Kombat 4, Deadly Alliance, Deception y Armaggedon, las cosas se complican, con la invasión del Dios Antiguo Shinnok, el asesinato de Liu Kang por parte de Shang Tsung y Quan Chi, su resurreción como zombie, su búsqueda para unir cuerpo y alma nuevamente, la transformación de Raiden (abrumado por la muerte de su amigo) y la posterior conversión de Liu Kang en el nuevo guardián del Earthrealm (tras un épico combate para destruir la forma corrupta de Raiden).

Sin lugar a dudas, un héroe de acción con una historia un tanto confusa, pero llena de pequeños momentos dignos de mención. Particularmente, siempre preferí a Sub-Zero, y el grito de la patada voladora me cansaba (tanto que recuerdo bajar el volumen para no oírlo) pero bueno. Cada loco con su tema.


%title



 

Especiales