Estudio sobre los hábitos de los videojugadores españoles

Hoy venimos con el estudio estadístico de la semana como de vez en cuando solemos traer. Esta vez se trata de un estudio elaborado durante nada menos que tres años (desde el 2006 al 2009) elaborado por aDeSe y habla sobre los hábitos de los videojugadores españoles. Entre datos meramente curiosos podemos encontrar algunos escabrosos y otros que revelan la buena salud de la industria a pesar de los tiempos de crisis que azotan el planeta.

wii_anuncio

Se destaca primordialmente que, pese a la crisis, los videojuegos siguen recaudando más dinero que las industrias del cine y de la música juntos, que una de cada tres familias posee una consola y que la mitad de los hogares españoles cuenta con un PC. Se ha notado un amplio incremento en el carácter social de los videojuegos y en el juego online siendo de agradecer que los autores señalas que esta actividad no fomentan comportamientos individualistas ni provocan adicción.

Como datos curiosos podemos hablar de la inserción de los videojuegos en el mundo de las féminas habiendo llegado a estas alturas al 40%, un incremento notable ya que hace unos años pocas chicas habían probado alguna vez un juego. Las chicas, como ya os podíais imaginar prefieren los juegos sociales, que requieran de habilidades mentales (quizás el motivo del éxito de Profesor Layton) etc. El sector masculino sigue predominando con el 60% restante y se inclinan por juegos que provoquen descargas de adrenalina: conducción, fps y deportes son los más elegidos. Si antes los juegos eran para chicos raritos hoy su inserción es prácticamente completa porque el 80% de los niños de entre 7 y 13 años son jugadores.

El problema llega con la otra parte del estudio, la parte escabrosa. La aDeSe ha concluido que la mitad de los juegos que existen actualmente en España son piratas, una cifra increíblemente elevada. Dicha piratería se produce, por el acceso generalizado a Internet pero sostienen firmemente que un corte de la conexión no es la solución a este problema. Por último finalizan comentando que los juegadores piden unos precios para los juegos de entre 28 a 32€, uno que se distancia muchísimo del oficial en consolas que ronda los 60-70€.

En fin, un estudio interesante que aporta datos que nos ayuda a conocer en profundidad a la industria que nos apasiona.


%title

    el 04.12.09

 

Especiales