¿Qué supone tener un Arcade Stick?

Porque los mandos con los que jugamos también son importantes… Hoy vengo a hablar de mi experiencia con el que ahora es mi Arcade Stick.

Estaba el otro día navegando por la red cuando de repente me paro a mirar un banner publicitario que pone “ofertas del mes”, la página se dedicaba a venta de software y hardware de videojuegos, y mirando entre los distintos productos me paro ante este:

mayflashuniversalfightingstick02

Un Stick sencillo, barato y robusto. El mando es compatible con PS3, PS2 y PC. De repente se me hizo la boca agua ante el simple hecho de jugar al Street Fighter IV con semejante trasto, además de varios juegos de PS2 o incluso juegos de recreativas. El resultado: Lo compré. Y hoy me ha llegado. Lo primero ha sido probarlo en el ordenador. La prueba la ha pasado correctamente. Después de configurar botones, he probado con Super Pang, Snow Bros, Street Fighter II-III-Alpha, Strider 2 y Cadillacs & Dinosaurs. Tras hacer esta primera prueba le toca el turno a Playstation 3. Conecto el USB a la consola y pongo Street Fighter IV. Un par de peleas al más puro estilo arcade me empiezan a convencer… Toca el turno de probar suerte Online en la PS Network. Un par de combates… El primero lo pierdo (por poco)… Algo lógico porque estaba más probando botones que otra cosa, el segundo lo gano. Me siento pletórico ante una sensación tan arcade de aporrear botones y jugar con una palanca en vez de usar la típica cruceta. Y sí, mientras juego tengo en mente que ese no será el mejor Arcade Stick del mundo. No tiene dibujitos bonitos, es simple. Pero la eficacia que me ofrece, para mí que no he sido nunca muy rebuscado a la hora de poner pegas a un aparato, pues me deja sorprendido. Con PS2 pongo Tekken 5, por probar más juegos arcade. Y el resultado de nuevo impecable.

He de decirlo, un Arcade Stick supone emociones, recuerdos de cuando uno era pequeño y se asomaba casi de puntillas a ver ese Street Fighter II tan emocionante allá por el 1992, o ver como los Simpson o Asterix invadían las recreativas para repartir tortazos. Y también resulta curioso ver que una cosa que recuerda tantos tiempos antiguos puede funcionar tan bien en los tiempos actuales. Y no es un mando de altísima calidad, eso lo sé, ¡pero estoy disfrutando como nunca! Para los fanáticos de los arcade es lo mejor que pueden hacer.


    el 22.07.09

 

Especiales