Video de Saints Row

El grupo desarrollador Volition (Red Faction, FreeSpace) presenta hacia mediados de 2006 uno de los clones de Grand Theft Auto más prolijos y bien logrados en mucho tiempo.

Podemos disfrutar, en Xbox 360, de una aventura tipo sand-box (mundos abiertos con historias que se desarrollan de manera no lineal y nos permiten explorar con relativa libertad los diferentes puntos del escenario) con muchas dosis de acción, sangre y crímenes, como si la espera para novedades de la saga de Rockstar necesitará un placebo. Y Saints Row lo logra de manera más que sobrada.

La acción en tercera persona y la conducción son los dos puntos principales que hacen a la jugabilidad de Saints Row, y es ahí donde vemos su intención, que no se molesta en ocultarse, de reutilizar los conceptos de la saga GTA y darles un toque personal.

La historia, una de guerras entre bandas, crímenes y traición, se desarrolla en la ciudad de Stilwater y se irá desenvolviendo mediante misiones y minijuegos secundarios en los que conoceremos a los otros personajes que integran la fauna de Saints Row.

El concepto de “respeto” es una novedad interesante, Implica realizar diferentes actividades y competir con miembros de otras bandas para ir ganando renombre y destrabar más misiones. A mayores y mejores crímenes, más respeto y nuevos encargos.

La personalización del personaje es otro factor que diferencia a este título de la saga Grand Theft Auto, pudiendo cambiar algunos aspectos faciales y de vestimenta de nuestro personaje para darle un toque más personal. A lo largo del título también podremos realizar cambios en el exterior de algunos vehículos y comprar nuevas melodías para escuchar mientras jugamos.

Otra diferencia, muy bienvenida, con GTA es que, cuando fallamos en una misión, automáticamente se nos ofrece jugarla nuevamente, no como en la saga de Rockstar que debemos conducir al punto de la misión, ver la escena y recién jugarla, un punto a favor hacia la jugabilidad. El sistema de inventario para las armas también es más veloz, permitiendo escoger con un clic y no teniendo que pasarlas una por una.

En definitiva, Saints Row es una alternativa interesante. Se asemeja, pero también agrega algunos componentes propios y se jacta de los mismos, tanto de lo propio como de lo ajeno. Convirtiéndose así en un título prolijo, que innova en poco y nada, pero muy adictivo.



%title



 

Especiales