Doodle Hex, producto ibérico

En España poco dinero hay para desarrollar juegos y el apoyo por parte de las productoras para comercializarlos es aún menor, así que un juego español sea lanzado es una gran noticia para la industria en este país. El que voy a comentar ahora salió este verano, ya se que vengo un poquito tarde pero nunca está de más comentarlo. Se trata de un título del estudio Tragnarion Studios, Doodle Hex.

Somos un aprendiz de hechicero que entra en la escuela de magia para instruirse, en ella los duelos de hechiceros están prohibidos pero los estudiantes, como son un poco gamberros, organizan un torneo entre ellos. De esta manera deberemos elegir uno de los muchos personajes disponibles y derrotar a todos nuestros compañeros en duelo.

El juego presenta una jugabilidad muy interesante, pero sobre todo divertida. En primer lugar, cada personaje tiene características (fuerza, velocidad, resistencia, maná) determinadas, con lo que la elección de uno u otro deberá afectar a nuestro modo de plantearnos los combates, esto da variedad y un buen aliciente a la estrategia y planificación. El sistema de juego es cuanto menos curioso, en la pantalla superior vemos el combate con animaciones 2d simples pero coloridas y la pantalla inferior sirve como tablero.

Veremos una circunferencia que contiene nuestro maná, arriba está la cara del enemigo, abajo la nuestra y, en los laterales, las runas de las que disponemos. Para atacar deberemos dibujar con el lápiz táctil en la circunferencia del maná la runa que deseemos lanzar y ésta saldrá desde nuestra cara y se dirigirá a la cara del enemigo (en el sentido contrario a las agujas del reloj). Cuando llegue al enemigo impactará. De la misma manera, veremos las runas del enemigo acercándose, para defendernos podremos bloquearlas (con ciertas limitaciones) o lanzar runas para contrarrestrarlas, gana quien resta toda la vida a su oponente. Se trata de un sistema de juego rápido y que se presta a la estrategia, hay que estar muy pendiente. El stylus responde a la perfección y hace del juego algo muy divertido.

Gráficamente no es gran cosa, los dibujos en dos dimensiones podrían estar más trabajados pero aún así cumplen a la perfección. Lo que si me gustó son las escenas de antes de los combates, donde se presentan fondos de la escuela con un travelling de la cámara bastante conseguido.

Además podemos jugar con más amigos a través del Wi-Fi, con lo que la vida del juego se alarga considerablemente.

Se trata de un gran juego, divertido y, sobre todo, original, muy original. Lo recomiendo a todos los poseedores de una Nintendo DS, además lo ideal sería no piratearlo para ayudar a los estudios españoles, que necesitan una mano.


    el 05.10.08

 

Especiales