Brothers in Arms: Double Time, un entretenido refrito

Los usuarios de Wii están que se comen las uñas ya que Ubisoft vuelve a la carga. Esta vez nos ofrecen una reedición de los Brothers in Arms que antaño fueron lanzados en Playstation 2 y la original X-Box (Road to Hill 30 y Earned in Blood). Los que lo prueben descubrirán que, de nuevo, estamos ante una jugarreta más de la temible “Ubiport”.

Como muchos recordaréis ambos títulos se tratan de juegos de acción en primera persona con toques tácticos y ambientados en la ya refrita Segunda Guerra Mundial. Controlamos a un soldado que dirige a un grupo de compañeros entre las filas enemigas. El componente emocional cobra especial importancia haciendo que lamentemos la pérdida de cualquier integrante del grupo. No obstante, debido a la antigüedad de los juegos, la ambientación no es tan grande como en Hell’s Highway y no podremos sumergirnos tanto.



Gráficamente no ha avanzado absolutamente nada, todo sigue igual y, señoras y señores, estamos en la nueva generación y hay cosas que no son aceptables. Modelados demasiado poligonales, texturas planas y animaciones bruscas. Incluso en los giros de cámara el motor se resiente notándose una considerable bajada del framerate. Nos encontramos en un port 1:1 en el que Ubisoft podría haber puesto un poco más de empeño. No es que Wii no sea potente, no es que se trate de una Gamecube con sensor de movimiento, lo que ocurre es que la potencia que posee no se aprovecha correctamente. Hemos visto otros títulos en la consola de Nintendo que le hacen justicia, pero este no es uno de ellos.

Los escenarios no son muy grandes y quizás se puedan encontrar algo repetitivos. El problema es que ya estamos acostumbrados a otro tipo de títulos, de nueva generación que aprovechan la tecnología actual al máximo. Estamos habituados a títulos de X-Box 360 y de PS3 y, claro, cuando vemos uno de Wii que encima es un port directo de la anterior generación nos echamos las manos a la cabeza y se nos escapa alguna lagrimilla.



El sonido sí que cumple y acompaña, mélodías épicas y efectos en las armas totalmente reales. Cada arma tiene su sonido a la hora de recargar y disparar. En este apartado no podemos reprochar gran cosa.

En lo que ha jugabilidad se refiere lo único distinto es la adptación del control al Wiimote y al nunchuk. Los controles son los acostumbrados y nos recordarán a Red Steel, con lo cual no hace falta añadir que no es muy preciso y que no es apto para principiantes. Por todo lo que estoy diciendo puede parecer que sea mejor tirar todos los ejemplares a la basura y quemarlos en una hoguera pero no es así, fueron grandes juegos que aún se pueden aprovechar, pero no es justo que los hayan lanzado sin más, se merecían un retoque. Otro punto negativo es que sólo disponemos del modo historia que no nos durará mucho más de 25 horas entre los dos juegos, pero son muy divertidos, todo hay que decirlo.

En definitiva, estamos ante buenos títulos, como todos los de la serie Brothers in Arms, pero se podría haberles dado un repaso para actualizarlos un poco. El que haya jugado a los originales no debería adquirirlos ya que se llevará una decepción, el que no podría darle una oportunidad.


%title

    el 28.09.08

 

Especiales