Análisis de Grid

A decir verdad, la saga de carreras TOCA no ha sido de mis predilectas, tak vez por haber tenido una mala primera experiencia cuando era más joven, en las primeras versiones de PSOne, donde el control me resultaba tan tosco que me era imposible salir primero de un solo intento en cualquier carrera.

Grid renovó mis expectativas, tal vez perdiendo un poco de nivel en cuanto a las características de simulador de carreras y exigiendo menos habilidad de conducción al jugador, pero definitivamente ganando mucho más de lo perdido en diversión y adrenalina al volcarse a una versión más arcade.

Montados sobre la tecnología que aporta el engine Neon, el desarrollo de los gráficos es de excelente calidad. Los detalles de reflejos y sombras fuera y dentro del vehículo tienen un muy buen nivel. La vista desde el interior del auto, donde podemos ver por los espejos retrovisores o como quedan dañados los cristales tras una colisión, ha sido muy bien lograda y las pistas mantienen un gran nivel dentro de todo el juego. La fluidez y suavidad de los gráficos en las carreras es de muy buen nivel.

La física cuando saltamos en alguna loma o durante los choques, tanto en los daños que ejercen sobre el coche, como en los elementos del escenario que salen volando o el propio auto que empieza a dar vueltas, tiene un realismo increíble. Los choques en cadena pueden generar escenas muy interesantes. Los efectos de luces y sombras en el juego en general han sido muy bien tenidos en cuenta por los programadores y han obtenido un buen resultado.

Cabe destacar el gran nivel de los efectos de sonido, con detalles muy bien recreados durante las colisiones, en la grilla de salida, el sonido de ambiente y otros muy buenos detalles. Por otro lado, la inteligencia artificial de los corredores rivales es bastante buena y en muchas ocasiones exigen nuestra habilidad para lograr ganar la carrera. Es otro buen punto a favor del juego.

Existen tres modos de juego. La opción del modo Mundo Grid donde deberemos ir “haciendo carrera”, es decir, ganándonos el respeto al principio mientras alquilamos un auto para correr, hasta que podamos obtener el dinero necesario para comprarnos uno. El dinero lo podremos ganar consiguiendo los objetivos que nos pidan en cada carrera. Además, contaremos con el modo multijugador, que nos permitirá jugar online, y el modo Día de Carrera donde iremos directo a la pista sin mayores preocupaciones.

Esta salida de Codemasters, al bajar la dificultad por lo menos al principio, acerca el juego a players con ganas más ganas de divertirse que de andar esquivando contrarios con minucioso cuidado. Tal vez si eres amante de los simuladores puros, esto te pueda dejar cierto sabor amargo. Sin embargo, el vértigo de las carreras y la calidad técnica compensa de alguna manera esas falencias.


    el 26.09.08

 

Especiales