Análisis de Siren Blood Curse

Una “nueva” entrega de la saga de terror hace sus primeras armas en la última consola de Sony. Y digo nueva entre comillas, porque de hecho es una reedición de la primera entrega. Aunque posee algunas mejoras, las mejoras gráficas obvias del paso de una generación a la otra, y otras no tan obvias en relación a la trama y el desarrollo.

La jugabilidad es algo que hereda de las ediciones anteriores de la saga. La libertad del personaje es bastante limitada, pero ganaremos variedad a partir de la posibilidad de manejar diferentes personajes. Entre otros podremos manejar a una niña, con la cual resultará beneficioso ser mas sigilosos y escapar, su madre o su padre (quienes están separados) con quienes será un poco más sencillo atacar a los malos.

En ocasiones tendremos que ir acompañados con otros personajes, por lo cual tendremos que preocuparnos por ellos y no dejar que sean atacados indicándoles que hacer para lograrlo.

La idea es que podamos salvar a estos personajes que podemos manejar durante el juego. Algunos de ellos tienen la posibilidad de dejarnos ver desde los ojos de los zombies lo que nos ayudará para no ser sorprendidos y evitar ser asesinados. En caso de enfrentarlos contaremos con diferentes armas y con algunas de ellas podremos pasar a una vista en primera persona, dejando de lado la vista en tercera persona, para lograr una mejor puntería.

Como decía, el nivel gráfico ha mejorado respecto de sus entregas anteriores, en un buen nivel de desarrollo en el rostro de los personajes y también destaca en los ambientes del juego. Desde ya que es algo bastante importante este logro pues ayuda a generar la tensión suficiente que requiere un juego de terror. Podemos identificar el estado de ánimo de nuestro personaje, si sufre o tiene miedo, y la ambientación acompaña en este sentido con un buen manejo de las luces.

De todas maneras, las texturas en la mayoría de los casos dejan bastante que desear, sobretodo en el caso de detalles del escenario y el resto de los aspectos de nuestro personaje. Los movimientos en general son de buen nivel, solo cabe mencionar que a la hora de atacar cuerpo a cuerpo el jugador puede tardar más de lo deseado, haciendo que pasemos a ser un blanco más sencillo de atinar.

En cuanto al sonido de ambiente es muy bueno y es una de las cosas que más nos hace sentir el miedo dentro de la trama del juego. Cada escena tiene sus características en este sentido. Las voces de los zombies también aportan en positivo, aunque cabe mencionar que en algunos casos no son tan temibles.

Es un juego recomendable, sin lugar a dudas hay mejores en su género, pero si ya te los has pasado a todos está es una buena opción, sobretodo por la posibilidad de descargarlo directamente a tu disco duro.


    el 09.09.08

 

Especiales