El desafío del negocio de los juegos

Estuve leyendo opiniones de varios analistas en cuanto a las dificultades de la creación y venta de juegos, y me quedé muy impresionado por lo que está pasando en el mercado: cada vez hay menos títulos, con el fin de dedicar mayores recursos económicos y tiempo a éstos. Crear un videojuego capaz de vender no es algo que pueda hacer cualquiera, y en ese marco, se trabaja en estudios especializados donde se invierten varios millones de dólares. El problema está en que la salida al mercado no siempre rinde sus frutos, y una mala creación puede ser determinante sobre el futuro de una compañía.

Incluso está el caso de Electronics Arts de estas últimas horas, que decidió cancelar el desarrollo de varios títulos deportivos para PC, porque no le resulta viable. Y si bien parece mentira que hoy se esté dando está situación, dado que los videojuegos están llegando a nuevos mercados gracias a iniciativas familiares como lo es Wii, la realidad del desarrollo es algo completamente diferente. De hecho, diseñar un juego es cada vez más costoso!!!

Paralelamente a todo esto, es que hay empresas que están dedicadas casi exclusivamente a los juegos casuales (casos Cooking Mama o Brain Training), que se han transformado en una revolución en Wii. Asimismo, dentro de este grupo podríamos incluir a los juegos basados en películas, que si bien se supone que no aspiran a ser casuales, está claro que lo son. Por ejemplo, Transformers me duró menos de 10 minutos… de lo injugable que era.

Es así, que también apreciamos «secuela tras secuela», porque eso significa prácticamente una garantía de éxito. Gears of War, GTA, Metal Gear, Zelda, Mario, Final Fantasy… todos estos títulos siempre estarán a nuestro alrededor porque son rentables!!! Sin ir más lejos, tomen el remake de Final Fantasy 4 en DS, que ya va por su tercera o quinta adaptación!!!

Es por todo esto, además, que estamos viendo cancelar una y otra vez hacia más adelante la salida de un título de significativa inversión, porque nadie quiere arriesgarse a fallar. Algunos me diran que esto también sucedía anteriormente, y tendrán razón, pero nunca de semejante forma.

Si bien continúan habiendo planes de desarrollo de juegos 100% originales, es muy visible la presencia dominante de secuelas así como de juegos casuales. La presión que tienen los desarrolladores no se puede comparar ni siquiera con el máximo nivel de dificultad a los que nos someten en sus aventuras. La industria de los videojuegos ha subido la apuesta con las consolas Xbox 360 y PS3, en relación a la inversión que supone cada nuevo título, y no todos logran llenar las expectativas.


    el 08.07.08

 

Especiales