Análisis especial de Call of Duty 4

Ya son más de tres meses desde la salida de este fascinante juego que es uno de los diez mejores del 2007. De toda la saga, este título es el único que sale de la temática de la Segunda Guerra Mundial, ofreciéndonos una experiencia completamente renovada, pues el Call of Duty 4 -como hemos mencionado un millón de veces en este espacio- se desarrolla en un mundo totalmente contemporáneo.

Infinity Ward ha cumplido (con creces), lo que querían hacer: un juego que diera un segundo respiro a la franquicia y que abriera las puertas para muchas otras secuelas. Es así como publicamos este análisis, un poco atrasado, pero que les ayudará si buscan segundas opiniones.

Una historia moderna, muchas armas modernas

Y como era de esperarse, el arsenal de armas que tienes a tu disposición es bastante grande y variado. Podrás encontrar las armas más modernas de la actualidad, como misiles dirigidos por radar, rifles francotiradores de una calidad asombrante, metralladoras con mira láser, y un gran etcétera. El nivel de interacción es excelente, pues gran parte de los objetos que encuentres los podrás destruir; un ejemplo es cuando tienes que atravesar chozas de madera para matar unos cuantos «ineptos», simplemente bastará con que dispares un bazukazo, y posteriormente perforar el alma de los que se encuentren dentro.

La historia nos pone en los zapatos de los ejércitos estadounidense y británico, y tendrás que pelear ya sea en Rusia o en Medio Oriente, tal como está pasando actualmente con E.U.A. e Irak. Los personajes que controlarás durante la trama son tres (algunos los controlarás más tiempo que otros): el sargento británico John McTavish, el marine americano Paul Jackson y también -por un corto período- al Captain Price. Lo más interesante de éste último es que no lo controlarás en una misión de la historia del juego, sino cuando el capitán haga como un tipo de retrospectiva, devolviendo el tiempo 15 años atrás de lo que pasa en Call of Duty 4. Ésto hace que la historia tenga un toque más interesante, ya que podrás formar cadenas de lo sucedido antes y después. La trama recoge muchos temas políticos de la actualidad, y pese a que están un poco modificados, el nivel de realismo y la forma en que te involucras, harán que te olvides de lo que es verdadero y de lo que es ficticio.

Las misiones

Las misiones son muy variadas. Bueno… la saga COD siempre ha mostrado variedad, pero esta vez sí que se «volaron la barda». Sin embargo el estilo no ha cambiado; siempre tendrás que ir del punto A al punto B, pero los obstáculos y retos que aparecen en cada escenario son únicos. Un ejemplo es la primera misión: tu objetivo será salir de un barco a punto de irse al fondo del mar. Tienes un límite de tiempo para encontrar la salida, pero las cosas se ponen «negras» cuando tu personaje se marea, lo que provocará que no te sea fácil controlarlo.

La manera en la que las misiones se ligan entre sí es muy buena, pues dan una continuidad que no te confundirá para nada. A pesar de que el juego es corto, las misiones vaya que son largas, debido en mayor parte a la cantidad de objetivos que hay que cumplir.

Las misiones en vehículo ya no son tan aburridas como en pasadas entregas -detestaba la misión del bombardero en Call of Duty 2-. Ahora las misiones en helicóptero y en avión son de lo más divertido del juego. En la misión del avión, tu objetivo será proteger a un convoy, pero no sólo deberás protegerle a él, sino que a tí también (eso es obvio).

La jugabilidad

Si hablamos de uno de los mejores juegos del año pasado, entonces también hablamos de uno de los mejores gameplays. Esta entrega nos ofrece una configuración de controles muy, pero muy cómoda, y es de lo mejor que ha hecho Infinity Ward. Lo que más me gustó es que la precisión al apuntar ha sido totalmente mejorada, y ya no dirás las clásicas palabras: “¡maldito joystick!”.

Ahora sí te sentirás como si realmente estuvieras en la batalla. Recuerdo como me impresionó Call of Duty 2 recién salió, pues jamás me imaginé que un juego tuviera el potencial de recrear escenarios llenos de explosiones y muerte en todas partes (tenía poco tiempo de haberme comprado el Xbox original, lástima que ya lo vendí XD). Todo lo que ví en COD 2 se queda muy corto a comparación de esta entrega. Ahora los enemigos te saldrán de “montones”, además de que su inteligencia artificial ha sido mejorada. Esto es porque la mayoría de ellos si saben lo que hacen, pues se cubren (de hecho se cubren demasiado bien) y te atacan tal y como si un humano los estuviera controlando (aunque no alcanza la perfección).

Algo que me ha llamado la atención es que el ejército enemigo suele usar perros en las batallas… ahhh!!! Pero no por ser perros van a ser lindos y tiernos, sino todo lo contrario, son unos malditos del demonio, así que ten cuidado.

Algo que sí me molesta mucho de COD 4 (y no sólo a mí, sino a muchos otros analistas más), es la linealidad del juego. En la campaña no puedes hacer otra cosa, mas que cumplir cada objetivo que se te indique; no obstante, creo que si se ofreciera más libertad, el título perdería su escencia.

Volviendo al gameplay; tú también tendrás tu escuadrón. Sin embargo, éste será igual de bueno que tus enemigos, ya que su IA ha sido mejorada también, y ya no son los mismos “tontos” que no te ayudan y que te estorban.

Gráficos, música y todo lo demás

¿Qué más se le puede pedir a este Call of Duty? Los gráficos son de una calidad excelente y es lo primero que se te mete por los ojos y te hace decir: “¡¡¡Woooow!!!” En cada escenario en el que juegas, notarás un gran detalle en TODAS partes, desde el suelo hasta el cielo, incluso las armas lucen espectaculares y hasta podrás jurar que son reales (bueno… creo que exageré un poco en eso) . Los efectos de luz y sombras logran con creces su objetivo, acompañado de modelados que se adaptan muy bien a la situación, brindándote una experiencia digna de un premio.

Ahora, la música, en mi opinión, es a veces aburrida (aunque no tanto), pero hay algunos momentos en los que ésta acompaña exitosamente tu situación, dándote el efecto de “inspiración” en algunas misiones –jeje, recuerdo en Zelda: Twilight Princess como la música me daba ese hype en las batallas a caballo-. Los efectos de sonido que interpretan las explosiones, los balazos, las voces, etc., son simplemente geniales y no tengo ninguna queja al respecto.

El multiplayer es muy divertido, pero al principio llega a ser algo frustrante, debido en gran parte a su dificultad, pero teniéndole paciencia, lograrás acostumbrarte y te gustará.

Para terminar

A pesar de que Call of Duty 4 lo jugué solamente en PC, estoy seguro que en las otras plataformas (PS3, Xbox 360 y DS), son igual de buenos. Me atrevo a decir que COD 4 es mejor que Halo 3 (aunque los fans se enfaden), pues en muchos aspectos aplasta a dicho juego, pero hay otros en los que les falta coger más experiencia. En pocas palabras, es un “must” del que no te debes perder.


    el 22.01.08

 

Especiales