Las elecciones de los Tamagotchi en Wii

Recientemente he tenido la oportunidad de probar Tamagotchi Party On!, primer juego de la saga Tamagotchi para Wii, que ya tiene varios títulos en Nintendo DS como Tamagotchi Connexion Cornershop y Tamagotchi Connexion Cornershop 2. La versión para Wii es muy diferente a sus primas de Nintendo DS, tanto en la temática, como en el modo de juego y número de jugadores.

Básicamente, se podría decir que Tamagotchi Party On! es una copia de Mario Party. Cambian los personajes, pero el objetivo viene a ser avanzar por un tablero pasando minijuegos.

0021.jpg

La temática de este juego es la celebración de unas elecciones a presidente del mundo Tamagotchi. Se trata de ir juntando popularidad a base de eventos, minijuegos y discursos electorales (que vendrían a ser el equivalente a las estrellas de Mario Party) y al final, el que más popularidad tiene es elegido presidente.

Bueno, si ya es sorprendente que un bicho que se moría por comer demasiados caramelos (o por defecarse encima) montase un negocio y te explotase laboralmente (ese es mi resumen particular de las versiones de Nintendo DS, y eso que a mí me gustan); ahora estos curiosos bichitos se presentan para presidente. Menos mal que se presentan a presidentes del mundo Tamagotchi, que si fuera del nuestro ya podríamos empezar a correr.

Hasta aquí el juego puede parecer más o menos interesante o más o menos aburrido. Mi opinión personal es que sólo te gustará si eres un fiel seguidor de los Tamagotchi, ya que en bastantes cosas es bastante más flojo que Mario Party, que como ya he dicho es el juego más parecido que le podemos encontrar.

En primer lugar los minijuegos son sólo de 1 jugador. Cada jugador en su turno puede que caiga en varios tipos de casilla, una de las cuales es la de juegos Gotchi (juegos muy sencillos, no de dificultad sino de diseño, para conseguir dinero) o minijuegos (algo más elaborados, aunque tampoco mucho). No se hacen minijuegos de 4 jugadores al final de las rondas, como estábamos acostumbrados. Os podéis imaginar que el no poder hacer minijuegos de varios jugadores le quita bastante diversión.

Otra cosa que me ha decepcionado es que no puedes elegir tablero. Vas cambiando de tablero a lo largo de la partida, pero siempre empiezas por el mismo y se me acaba haciendo monótono, porque la diferencia de puntos de popularidad entre el que llega al discurso electoral en relación con los otros eventos, acaba limitando el juego a que el que saca tiradas de dado más altas gana, por lo menos en el primer tablero.

Así pues mi valoración es que aunque este juego puede gustar a los seguidores del mundo Tamagotchi, los seguidores de juegos tipo tablero con minijuegos pueden llegar a sentirse muy decepcionados con él.


    el 24.11.07

 

Especiales