Un maratón de Call of Duty manda a un niño al hospital

Lo hemos dicho un montón de veces: cuidado con los grandes maratones de juegos, esa actividad en la que a un grupo de gente se le ocurre jugar durante un montón de días seguidos, sin apenas descansar, a un videojuego. Ni siquiera vamos a referirnos a lo interesante o productivo que puede ser semejante afición, pues ser vago es un derecho constitucional. El problema es que jugar varios días seguidos es peligroso, peligroso a nivel psicológico, y en ocasiones peligroso a nivel físico.

Hace poco, un señor murió tras jugar durante 3 días seguidos a Diablo III. Una pena, sin duda, pero al fin y al cabo era una persona mayor de edad, no hay nadie a quien se pueda culpar de su muerte más que a él mismo. Pero si ocurre con un menor, es buen momento de buscar culpables.

Un chico estadounidense de 15 años ha sido hospitalizado tras desmayarse en repetidas ocasiones después de participar en un maratón de Call of Duty: Modern Warfare 3 durante 4 días seguidos. El niño está bien, tan solo estaba deshidratado. Según declaraciones de la madre, en todo ese periodo de tiempo, permaneció encerrado en su habitación, saliendo en contadas ocasiones para ir al baño y coger algo de comida.

En un acto de rebeldía sin parangón, la madre ha afirmado que la consola del niño, que es una Xbox 360, desaparecerá de la casa… A buenas horas.

A los padres de este niño, que todavía se atreven a hablar con los medios de comunicación, habría que hacerles un par de preguntas. Para empezar, tendrían que explicar qué hacía su hijo jugando con un videojuego que tan solo se recomienda ha personas mayores de edad. Además, es realmente sorprendente que la decisión de prohibir la consola al niño tan solo se les haya ocurrido después de que este se desmayara hasta tres veces… ¿Cómo es posible que esta madre se atreva a decir que su hijo llevaba varios días jugando sin parar, como si ella no pudiera hacer nada para evitarlo.

Los padres son los responsables legales del niño y los que deben asegurarse de que este no juegue a videojuegos para adultos, y desde luego de que no juegue durante tanto tiempo. ¿O no? ¿Debemos dar por sentado que los videojuegos, independientemente de sus restricciones de edad, van a ser jugados por niños y, para evitarlo, debemos prohibirlos totalmente? Esta pregunta, que parece estúpida, no debe serlo tanto, ya que esto es algo que hacen ya muchos países.


    el 09.08.12

 

Especiales