La censura también se cierne sobre Brasil

20070609-resistance-fall-of-man-screenshot-manchester

Tras noticias como la iniciativa de la ESRB para lanzar una aplicación de iPhone que aconseje a los padres sobre las calificaciones de los juegos de cara a las compras navideñas llega una mala noticia al mundo de los videojuegos. El Gobierno brasileño está estudiando si comenzar con una etapa de censura en el mundo de los videojuegos. Pretenden acabar con la venta y distribución de títulos que, en opinión de un organismo calificador, sean considerados como ofensivos para el pueblo brasileño. En fin, una nueva medida en contra de la libertad de las personas para elegir los contenidos de los que desean disfrutar.

Ha sido idea de un senador y la moción ha sido acogida por la Comisión Educativa de Brasil. Su objetivo está claro: cualquier juego que atente contra las costumbres, cultos, creencias, religiones y símbolos del pueblo no debe ser ni fabricado, comercializado, ni siquiera importado. Es lo que le faltaba a la industria de un país que acaba de recibir hace nada Playstation 2, 9 años después de su comercialización oficial.

Pero es que lo que me hace gracia son los motivos que pueden llevar a la censura de un juego, ¿dónde está la barrera? ¿cuándo se considera un juego ofensivo? Si en juego, como podría aparecer en una película, aparece un obispo corrupto con ansias de poder se dejaría en mal lugar a la Iglesia con lo cual debe ser censurado. Si la ley sale adelante se darían situaciones completamente ridículas y sin sentido.

En fin, una desgracia para los jugones brasileños en particular y para la libertad de todos los ciudadanos del país en general.


%title

    el 06.12.09

 

Especiales