Split/Second, destrucción total

split-second01

Con la llegada de Burnout y sus secuelas, muchos de los poco amantes a los juegos de conducción nos vimos irremediablemente atraídos por ese halo de gamberrismo y violencia mecanizada que rodeaba a sus juegos, y sobre todo a su tercera parte. Ahora, tras algún tiempo disfrutando como locos de Burnout Paradise y sus interminables packs de contenido adicional que Criterion ha tenido a bien irnos proporcionando, llega su heredero espiritual, o quizá su rival, o quizá nada de esto: Split/Second.

Como sabréis la mayoría, la premisa de los Burnout era utilizar nuestro vehículo como arma para hacer que nuestros oponentes sufrieran espectaculares accidentes y dejarles fuera de combate. El ritmo era vertiginoso, y el estilo de conducción muy arcade y desenfadado. En este Split/Second, sin embargo, la gran diferencia es que será el entorno el que su muestre hostil con los coches de cada competición gracias, eso sí, a nuestras decisiones. Durante cada carrera, tendremos una barra llamada «powerplay» que se irá rellenando automáticamente. A partir de cierto nivel de la barra, el juego nos dará la oportunidad de «invocar» ciertos eventos que repercutirán en gran medida en la carrera. Explosiones, bombardeos, obstáculos inesperados, atajos ocultos, helicópteros disparando, gigantescos vehículos volcando y provocando gargantuescos accidentes en cadena… Las posibilidades son inmensas, y la espectacularidad con la que Black Rock Studios ha plasmado estas escenas son la verdadera esencia del juego y su principal baza de cara al jugador.
split-second02

Algo que quizá agüe un poco la fiesta a quienes siguen Split/Second es el hecho de que todos los circuitos sean cerrados, algo que puede acabar desembocando en una repititividad que daría la traste con su rejugabilidad. Sin embargo, sus creadores han puesto mucho énfasis en la titánica cantidad de eventos y situaciones que se han diseñado para el juego. Se habla de 40 sólo al principio, y con un crecimiento exponencial según vayamos desbloqueando nuevos eventos, terminando en algo más de 100. Sin duda, un buen número de variaciones que, bien combinada, pueden proporcionar muchas horas de diversión. En el aspecto multijugador, los muchachos de Black Rock también han puesto mucho esfuerzo diseñando una amplia variedad de modos de juego con hasta ocho participantes, permitiendo también carreras a pantalla partida en la misma consola.

Split/Second se presenta, pues, como una apuesta de Disney por quitarse de encima la etiqueta de productora de juegos infantiles y abarcar un público algo más amplio a gracias a un juego que pretende enganchar tanto a los aficionados a los juegos de conducción, como a los que sólo nos apetece manejar un coche de forma sencilla y disfrutar del espectáculo de explosiones y piruetas imposibles que Black Rock ha elaborado para nosotros.


%title

    el 05.07.09

 

Especiales